? El Woodstock del Litoral ?

El jueves 8 y viernes 9 de diciembre, se realizo el "PsicoTropiA III". El parque Sarmiento de Carcaraña se transformo nuevamente en una aldea psicoactiva, que albergo bandas del Under regional y personas de las mas variadas especies. Aquí reposan algunas palabras para imaginar.

Congregación, naturaleza, espiritualidad, festival por la re-evolución.

DÍA 1

Jueves 8 de diciembre, Este día se conmemora la Inmaculada Concepción de la Virgen María. La creencia cristiana considera a la madre de Jesucristo, libre de todo pecado y por ello, entonces, pudo quedar embarazada permaneciendo virgen, por obra y gracia del Espíritu Santo.

Gracias a la virginidad de María y la fecundación del Espiritu Santo, es que nosotros pudimos vivir  otro encuentro con la Psicotropia. Una nueva generación – congregación como hace tres años, convoco a personas y personajes de diferentes puntos geográficos, que se vieron atrapados por un nuevo encuentro con las telarañas psicotrópicas tejidas en el camping.

Viajes compartidos en Colectivos, autos llenos de pasajeros y hasta bicicletas pedaleando por la  autopista para llegar al Psicotropia en Carcaraña. Por fuera un pueblo normal, como cualquier otro aledaño a la ruta. Pero… por dentro cuenta con un corazón verde, con bosques de árboles gigantes, ríos marrones, suelos acolchonados y mansiones colgantes de Cotorras.

En el epicentro del Parque Sarmiento, un escenario imponente de hormigón. Él cual se redujo frente a nuevos músicos que lo inundaron de acordes, melodías, escalas y sudor.
El fondo del mismo estaba cubierto por un telón negro, con un triángulo blanco delante suyo, donde se proyectaron las más flasheras imágenes, que usted lector pueda imaginar. El combo audiovisual ayudaba a  endulzar los sentidos, despertando las retinas, afilando los oídos, dando sentido al baile.
Torres de luces de muchos colores, cañones de luces apuntando al cielo, pupilas dilatadas absorbiendo todos los espectros luminosos dispuestos en el cielo.

En la parrilla, el hombre del fuego, el Daniel San del Choripan, con una cinta blanca en su cabeza para que ni el sudor intente interrumpir su delicada cocción a las brasas. Una jauría de lobos hambrienta rondaba la arboleda y él, estaba preparado para la batalla.

Frente al escenario principal, La Colina. Un macro asiento: verde, ondulante, gigante.
Que a todos los espectadores albergo. No existen butacas. Bienvenidos al Woodstock del Litoral.

El parque se convirtió en una aldea psicoactiva. Con caminos de tierra que conducían a diferentes sitios. Carpas unidas alrededor de un fogón, carpas perdidas en la profundidad del bosque, carpas en la cornisa de la barranca contra el rio marrón, muchas carpas al sol

El rio como reflejo – espejo, de una luna que ardió naranja en el horizonte. Dando un espectáculo y anotando su nombre en la grilla del evento. Como Pedrito “El fogonero”, que se encargó de alimentar un fogón por horas, dando calor y llamas, a todos los espectadores del gran fuego, quien también anoto su nombre en la grilla, mientras el bosque dejaba la oscuridad, y la claridad empezaba a pintar las copas de los árboles.

Comienza el show con la caída del sol del DIA 1, cambiando las estaciones del día y los cromas en el cielo abierto, sumergiéndonos en la noche. Por la tardecita sonaron los primeros acordes del Festival Psicotropia Carcaraña 3ra edición.
Groovin Bohemian se dio el dulce gusto de calentar los parlantes y micrófonos con su funky agite, sacando a bailar a los primeros primates, que rompieron el hielo, de lo que sería entonces, una larga noche de música y locura.

Los ponzonia aterrizaron con su experiencia y circuitos conectados. Colonizando el escenario principal y disparando sonidos con precisión, directo a la cabeza de los presentes. Interrumpiendo de esta manera la fluida sinapsis del cerebro, quedando pegado a la música, como los tentáculos de un pulpo en busca de su comida.

La gran pérdida de energía llego desde La Plata. Capturando los cuerpos danzantes, que cada vez eran más, (como un cardumen de peces nadando sin un rumbo fijo),  absorbiendo como una esponja, la preciada energía humana, fervorosa y juvenil.
Vinieron acompañados por el sello autogestivo “Fuego Amigo”, quienes editan su propio material, congregan bandas del under bonaerense y salen a girar, repartiendo y compartiendo su propia producción, su propia música.

Navegando por el Rio Carcaraña, pasivos en su habitad natural, arribaron los Rio Chino.
Parados sobre sus balsas de cañas orientales, enlazadas con cuerdas del reagge/rock/ska y atadas con nudos de jazz. Los chinos pusieron a bailar a todo el festival.  De las alturas de las colinas, en vuelos rapaces, comenzaron a descender todas las aves al valle, atraídas por la tentación de degustar el puro néctar del baile ska.

Luego de un impas, de desenchufar algunos instrumentos para conectar otros.
Llego el momento de JellyHead, una banda que ofrece un coctel de generos, batidos y unidos por una licuadora sonora. Homogeneizando canciones como jugos, servidos en una copa, fluidos en tu cabeza. Por momentos la tranquilidad y el vuelo libre, como antítesis, de una posterior tormenta sincronizada para hacerte saltar el parietal.

Desde Hungria,  un duo de música Transoceánica. Diagramaron un mapa de ruta sonoro, para alistar la migración de las aves, la cual consiste en viajes estacionales regulares, realizados por muchas especies de pájaros. Una búsqueda nómade de mejores lugares por estar y descubrir. Un lazo nuevo con el viejo continente, creado por dos pibes de Temperley con una guitarra, batería, pedales, enchufes,  loops, flores y muchos colores, más la sustancia X. Para ser sin dudas una de las bandas revelación, de este tercer Psicotropia Carcaraña.

Momento final de las bandas en el escenario A, lo pesado va al final.
Para terminar de derrumbar el castillo, cortar las últimas líneas de conexión neuronal, luego de tremendísimas bandas, piso fuerte el escenario Elefante  Guerrero Psíquico Ancestral.  Como un verdadero Elefante guerrero persa, embistió con taninos de psicodelia y rock and roll, a todo el festival que escuchaba como tres tipos rockeaban. Con acordes conjugados, crearon el mantras psíquico, con la experiencia de un Chaman, invocaron lo Ancestral. Una Espiritualidad flotaba densa en el aire que se respiraba. Momentos de inspiración, liviandad y elevación, engranada, con momentos de expiración, caída y presión, al mejor estilo de la americana Boa constrictora, para cerrar el canal del aire y darle pasó al siguiente portal.

DÍA 2

El comienzo del segundo día fue un poco más crudo para los que se acercaron a Carcarañá. La catarata de bandas en el escenario principal y el cachetazo psicotropico del en el bosque del primer día dejaron exhaustos a los tripulantes de este viaje, tanto músicos como espectadores.
Con los rayos fuertes de la media mañana fueron amaneciendo los primeros. Otros tuvieron el privilegio o la viveza de poner la carpa en la sombra, y despertaron un rato más tarde. Poco a poco todos fueron reviviendo entre mates y asados, para luego congregarse en la pileta, el rescate definitivo.

Algunos tuvieron el lujo de ver las presentaciones de El Gran Colisionador de Hadrones y de Nicolás Tognola y su bandoneon en algún lugar del predio. Al rato, las primeras bandas del día hicieron lo suyo en el escenario principal, y la gente se fue acercando.
Con los últimos vestigios del sol se presentó Mostacho para hacer sonar su fusión de jazz, rock y funk.
Después fue el turno de Latelonius que volvió a deleitar a su público con su funk jazzeado, su prolijidad en cada detalle y esas melodías de vientos que no podes parar de silbar.
Ya entrada la noche le tocó a Camello subir a las tablas, acompañados por Martin Vacchiano de Retro en el teclado. Una banda que fue mutando, evolucionando, y lo podemos ver en el último material que estuvieron mostrando.

Acto seguido se presentó Cepillo y su dosis de rock llano, uno de los representantes del sello discográfico Rompe, que tuvo su puesto con discos y remeras. Luego de estas cuatro bandas rosarinas, empezaron a desfilar invitados por el escenario psicotropico. Y llegó la hora de Pampa Trash, una de las grandes sorpresas del festival, para los que no la conocíamos. La banda oriunda de Burzaco, al sur del Gran Buenos Aires, tiene un sonido propio muy difícil de catalogar, al que ellos llaman "tango progresivo". Con un bandoneon de frente al público, batería seca y mucho agite, dieron vueltas por varios generos y hasta tocaron una cumbia para los pibes murgueros reprimidos en Buenos Aires. Desde el público se escucho el grito de un loco: "Gracias!".

Más tarde se presentaron los viejos muchachos de Láquesis, que vinieron de Capital. Rock progresivo, tremendos riffs de guitarra y un amplio solo de batería con los demás músicos en el suelo.
Luego vino el retorno de Risotragia, una banda que hacía dos años que no tocaba, que estuvieron en la primera edición y que se reunieron para tocar en Psicotropia 3. Difícil ponerles etiquetas.

Mención especial para La Negra Nieves, la banda de mujeres de Capital supo darle la última cuota de funk al festival y agitar a un público que ya estaba cansado pero no dudo en ponerse a bailar cuando esos rasguidos empezaron a sonar con los vientos. Una banda muy plantada que le dio el toque femenino que le faltaba al escenario.

El cierre del festival este año estuvo a cargo de Los Cuentos de la Buena Pipa, la experimentada y experimental banda rosarina del sello Rompe. Para los últimos temas se acercó toda la gente que estaba vagando por el bosque o por algún recoveco del predio. Los Cuentos tuvieron un final a pura fuerza, a la altura de lo que significo este tremendo festival del under regional.

  • album fotos : https://www.facebook.com/planetacabezon.com.ar/photos/pcb.1257043544352801/1257040814353074/?type=3&theater
  • entrevistas a bandas:  http://planetacabezon.com.ar/nota/439/psicotropia-iii-cobertura-planeta-cabezon-tv
  • trailer audiovisual: https://www.facebook.com/planetacabezon.com.ar/photos/pcb.1257043544352801/1257040814353074/?type=3

Redacción: Juan Cruz Plano – Gonzalo Lujan

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *