17 de julio de 2017
Pez vino a Rosario a darle Pelea al horror.
La banda de Buenos Aires desembarcó en Pugliese junto a Poseidótica y adelantó algunos temas de su próximo trabajo discográfico Pelea al Horror. Una noche de cabezas agitadas.

El viernes bien tempranito los muchachos de Pez se subieron al bondi con los Poseidótica para emprender un lindo viaje de egresados que los llevó por Córdoba y Rosario. En diálogo con Parlatanes, Fósforo, bajista de Pez, nos contaba que había que madrugar y que era la primera vez que emprendían viaje las dos bandas juntas. Después de su paso por Krakovia en la capital cordobesa, partieron hacia nuestra ciudad.

 

En una noche de muchísimo frío, la gente se fue acercando de a poco a Pugliese, con la esperanza de agitar las cabezas un buen rato para entibiar un poco. Los primeros temas de la noche vinieron de la mano de los locales de Crown con su heavy metal.

 

La autogestión es algo que define tanto a Pez como a Poseidótica. Es el público quien financia los discos de la banda liderada por Ariel Minimal. Yendo a sus recitales, comprando sus discos, alguna remera con la estampa de “Paz, amor, libertad, respeto”. Por eso, además de cargar sus instrumentos en el colectivo, cargaron el kiosquito que armaron en Pugliese. Fósforo nos comentaba en la entrevista que los gastos de producción de Pelea al Horror (disco que van a estar presentando libremente en Internet el 11 de agosto) se costearon con las ventas del kiosquito en la gira patagónica de hace unos meses.

 

Llegó el turno de Poseidótica de subir al escenario. Y no era un show más: la banda cumplió 200 recitales el sábado en Rosario. Contentos de volver a pisar suelo rosarino, hicieron lo suyo. El ambiente se fue poniendo pesadito, y la banda que tiene más de 15 años de trayectoria fue entregándole al público su repertorio, que iba desde sonidos stoner bastante experimentales hasta temas metal bien power, pasando por ratos más psicodélicos de rock progresivo. Una buena oportunidad para los seguidores de Poseidótica, que hacía rato no los veían en Rosario.

 

Fue pasando el rato y el Pez se subió al escenario. Y, como siempre, le voló la cabeza a sus seguidores. Arrancó con Lo que se ve no es lo real, y vino acompañada de una catarata de grandes temas, uno atrás del otro. Así pasaron Fuerza, Para las almas sensibles, Ahogarme y varios clásicos más. Un tema atrás de otro, sin darte respiro.

 

Después de la caricia de la noche con Bettie al desierto, pasaron a presentar algunos temas de Pelea al Horror, como la canción homónima y 1986, tema que es como una respuesta a Casette, que vino después, cantada por el baterista Franco Salvador. Hubo de todo, canciones nuevas que están casi recién salidas del horno, y canciones viejas, como Azul de Martes Menta.

 

Darle pelea al horror es una postura política en tiempos de neoliberalismo crudo. “No podemos entregarnos sin bancar la posición” dice su letra: la posición de todos los trabajadores, de los del arte autogestivo también. “A menos que acá haya algún sojero loco, a todos nos está yendo peor. Es hora como ciudadanos de tomar la posibilidad del voto y aprovecharla. Todos sabemos a quién no tenemos que votar” dice Ariel a los presentes, y la gente le responde con un “Macri gato!” Parece que Pelea al Horror se viene continuando las ideas de Rock Nacional.

 

Poco a poco fue llegando el final de la noche, y así pasaron Haciendo real el sueño imposible y Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar. Ariel aprovechó para anunciar que en septiembre estarán de vuelta por Rosario pero con otro proyecto, y contó algo de lo que Fósforo nos adelantó en Parlatanes: van a estar trabajando junto a Lito Nebbia en un proyecto en el que juntos van a estar tocando canciones de Los Gatos. Eso va a ser imperdible.

 

Ya se iba la noche. A los muchachos les hubiera gustado que alguien se acerque al escenario a regalarle unas florcitas, como hicieron los amigos cordobeses, pero bueno, es lo que hay. Estaban contentos de que, aunque la moneda no abunde, la gente siga poniendo la ficha en ir a verlos. Cerraron con la misma fuerza con la que arrancaron. Último acto dio el paso para que Introducción, declaración, adivinanza cierre el recital de Pez en Rosario. Se fueron al grito de “No tengo nada que ver con tu idea del rock”, Y es así, pasan los años, ellos siguen creciendo y siguen eligiendo otra forma de hacer música. Y la gente acompaña esas decisiones.

 

Texto: Gonzalo Luján

Fotos: Renzo Leonard



Comentarios: