9 de agosto de 2017
Si un día no vuelvo hace mierda todo!
Rosario volvió a marchar por Ni Una Menos.

 El día martes 8 de agosto, nos convocó a todxs en la Plaza Pringles de la ciudad, allí marcharíamos hasta la Sede de Gobierno de la Provincia. 
 Nos unimos para reclamar justicia por Anahi Benitez y Pamela Tabares, víctimas de Femicidio y Travesticido; también reclamando por la aparición con vida de Nadia Rojas y Rosalia Jara, quienes se sospecha que han sido captadas por una red de trata.
 Otra vez, en las calles reclamando algo que parece no existir si sos mujer, eso que llaman Justicia. 
 Ante un Estado que desfinancia políticas públicas destinadas para la atención y prevención de la violencia hacia a la mujer, que no investiga ante cada desaparición con los protocolos específicos.
 Donde culpabilizar a las víctimas es lo que mejor saben hacer los medios de comunicación, para desviar la atención, para (re) generar un sentido común de la cultura de la violencia, de la violación, del “algo habrá hecho”.
 Nuestros cuerpos siguen apareciendo tirados, ultrajados, violentados, como una bolsa de basura más, con la total impunidad que le brinda a esta cultura femicida-patriarcal, un aparato estatal “ausente” (ejecutivo, judicial, policial, etc.) con el amparo mediático que todo lo oculta, todo lo banaliza.
 Sin embargo, con cada femicidio, cada desaparición de una de las pibas, nos unimos, con bronca, mucha bronca, porque sí, estamos cansadas y enojadas, pero con la claridad y certeza de siempre que el Estado es responsable. 
 Porque no queremos que nos arrebaten más la vida, porque no olvidamos, no perdonamos la muerte de ninguna de las que ya no están, por ellas unidas y hermanadas esto va a terminar. 
 ¡Vivas nos Queremos!

 

Texto: Flor Aguirre Valdez

Foto: Mariano Ferrari



Comentarios: