NOTAS  4 de junio de 2018

Latelonius recibió a CrewRod

En una fría noche de invierno, Crew Rod desembarcó en Rosario recibidos por Latelonius en Distrito Siete.

No es fácil salir de la caverna con el fresco azotando las puntitas de las orejas, obligando a guardar las manos en los bolsillos a envolverse en un abrazo eterno con la bufanda.
Para salir en la nocturnidad del otoño/invierno se necesita actitud y una estrategia. ¿Camperon, camperita o ropa térmica? ¿Gorra, gorrito de lana o gorro coya? ¿Guantes?¿Polainas? ¿Que hago con todo esto en el cheboli?
- Me tomo un taxi.
- Nah, re caro.
- Bueno me voy pedaleando en la cleta
- Mmm… un ofri bárbaro.

Ante estos complejos existenciales (entre otros), para que el hombre salga de la caverna,
se necesita un fuego exterior que despierte la curiosidad  del individuo.


Sábado 2 de Junio, ciudad de Rosario · Santa Fé. Calles: Córdoba y Lagos. Lugar: Distrito 7

Fuego, no hizo falta a los bomberos, con un par de cervezas estuvo bien, ayudaron a espiritualizar la velada, en una nueva congregación musical, con un escenario como altar y una pista abierta a recibir intrépidos bailarines.

Casi medianoche, desde Capital Federal · Buenos Aires, CrewRod. Banda conformada por cinco musiques, nueva para nuestros oídos. Resulta más que interesante destacar el intercambio de música y conciertos entre las bandas que agitan una manera de moverse y producir más autogestionada, buscando y encontrando las maneras de hacerlo por sí mismos, como esta fecha en particular, que (nos) permitió escuchar a Crew Road y de ahora en adelante conocerla. Integrada por: Lucia Rodriguez (voz), Franco Giantina (bajo y dancing), Marco Farano (magic space guitar), Patricio Lemas (teclado y darling), Andres Rodriguez (bateria y placer).

Fusion ultra atractiva la de estos muchaches, cautivadora con sus rimas, sus cruces de hip·hop, cantos y ecos, uniendo las melodias de jazz/funk/locura, de una especie de neosoulprogresivo, algo difícil de etiquetar, mejor dejarlo ser.   
Momentos en los que las palabras de la cantante, sus movimientos y gestos, te cuentan, te narran una historia. Y momentos en los que los instrumentos lo hacen, en conjunto con las alocadas cabelleras que llevan.

Para conocer un poco más su música, en las plataformas de internet está su EP: “Combustión Espontánea”, que ha quedado guardado en la playlist Cabezona.
Es una banda que se puede escuchar de mañana, por las tardes, a la noche tranco o empinando para salir. Y creo que eso, cuenta un monton.

Hace aproximandamente un mes de la ultima presentacion de la LATELONIUS en el Distrito 7, en el choque de Planetas junto a Kunyaza.
Si bien el lugar no reventaba, tenia un considerable publico y un buen espacio para poder desplazarse y bailar. Porque una cosa es salir a codear la barra o a mirarlo desde atras. Pero otra diferente es salir a bailar, donde necesitas de tu lugar de expresion, de cadereo o perreo intenso.

Rompiendo entonces con esta cuestión de que las bandas emergentes no pueden tocar seguido en la ciudad, por miedo quizás a la poca convocatoria o ha quemar todas las fichas de una. De mi letra puedo decir que cada vez que toque Latelonius, intentaré estar, porque básicamente la rompe toda, trayendo música fresca, una exploración en los ritmos, un vuelta de rosca más.   

Inspirados en bandas como Letuce, TeloniousMonk, Electro Deluxe, logran con su música un verdadero efecto sobre el cuerpo, concretando el “me comi el viaje”, la transmisión de una emoción, el despertar de un recuerdo, la sensación de alegría o bienestar y como el Choca de “Groovin Bohemia” plantarse frente a los sonidos, cerrar los ojos y abrir los brazos como si fueran alas e intentar dejarse llevar. Aunque suene un poco cursi o trillado, para mi es la que va, animarse a bailar.

Un conjunto de músicos que ha logrado conformar y presentar una grilla de temas propios, surgidos de sus musas, sin tener que pedir permiso a nadie, con una versión casi propia de “Stopim” de Hey Arnold. Puedes escuchar su álbum homónimo en las plataformas de internet.

Banda conformada por: Gwido Cirione en Saxo tenor / Ivan Rosianski en Saxo alto / Manuel Fuertes en Trompeta / Imanol Alvarez en Teclado / Santiago Corvalan en Guitarra / Facundo Gil en Bajo / Nicolás Mazzurco en Batería / Facundo Salvarezza en Bandeja.

Latelonius en fuego y agua, es fresca y caliente, sorpresiva en los nuevos encuentros y constante con sus clásicos inoxidables, que desatan el “y vamo vamo lateloniuuuss”.  Tipos humildes de constante práctica y active, lo que los convierte en grandes músicos, que tenemos el placer de escuchar en algún bar cerca de casa con una malta en la mano, cuando podrían estar tocando en alguna otra parte de la tierra.  

 
 
Texto: Juani Plano
Fotos: Josela Enjuto
 
Si querés ver todas las fotos, las encontrás en la página de Facebook de Latelonius.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios