Un cabezón anduvo por Barcelona y casualmente Los Espíritus tocaban en esa ciudad una de esas noches. Qué suerte, no?

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »