NOTAS  12 de octubre de 2018

Kunyaza unió las Partes del Fuego

Kunyaza presentó su primer disco Partes del Fuego en un show con muchos matices en el CC Atlas.

El sábado fue un día bastante movilizado en la ciudad de Rosario, porque como todos los primeros sábados de octubre, se celebró (porque es una celebración) la marcha del orgullo LGBTTTIQ+. Y esta es una manifestación que deja su huella en la ciudad durante todo el día, una manifestación que se marca por sentimientos sumamente positivos: alegría, amor, libertad, orgullo. Las calles rosarinas se llenan de color como respuesta política ante la vergüenza hegemónica. Casualmente ese mismo sábado fue el dia elegido para la presentación de Partes del Fuego, el primer trabajo discográfico de Kunyaza.

Les puedo asegurar que ha llevado mucho trabajo y dedicación cocinar este disco de Kunyaza. Hace un año en Parlatanes recibimos a Lautaro Canals (baterista) y Martín Valci (bajista), y nos contaban que estaban por comenzar a grabar, a maquetear lo que sería este primer disco. El martes pasado los volvimos a recibir, luego de meses y meses de encerrarse en la cueva, de salir muy cada tanto a hacernos probar un poco de lo que había en el horno, para luego volver a la cueva. Un año entero de trabajo, con la producción de Claudio Cardone y la compañía de muchxs artistas invitadxs. Cuando volvimos a hablar con Lautaro y Martín, nos trajeron un material caliente, fusionando las Partes del Fuego, para lograr un híbrido marcado de lleno por el soul, pero que también tiene tonos de disco, funk y rock.

El precioso y renovado Complejo Cultural Atlas albergó la presentación de este disco, con su espacio refundado recientemente y su excelente puesta en escena de sonido e iluminación. Llegada la hora de que la banda salga al escenario, y en los minutos anteriores, un público numeroso de las más variadas franjas etáreas, esperaba ansioso a que llegue el momento.

El telón se abrió y las luces fueron iluminando a la banda que apareció sin romper el silencio, sino haciéndose paso. Como si se estuviera haciendo un fuego, iniciando la llama de unos troncos fornidos con pequeñas ramas de un bosque diverso, salió Kunyaza al escenario con las canciones del soul más suave del disco como Mejor así como los primeras chispitas inofensivas. Las voces de Sofía Maiorana, Dani Lesté y Lucila Priotti (y su flauta) acompañan con calidez y miman al público que se va sacando el abrigo y se acomoda para el movimiento. Los arreglos y armonías cariñosas de Leo Moyano (guitarrista) y Nano Bianciotti (tecladista) terminan de generar el clima justo.

El cuerpo se va calentando mientras la llama se acrecienta y de a poco nos empezamos a mover más con canciones que invitan al despertar de las caderas. Empiezan a llegar canciones que nos van haciendo mover más, como Días y noches, y hasta nos hacen agitar un poco la cabeza con la fuerza de algunas piezas más rockeras como Otro plan.

No vale la pena despistarse ni un segundo, porque cada arreglo entra en el momento exacto, y porque entre un tema y otro, el fuego ha crecido mucho, y ya estamos bailando sin molestia de transpirarnos, como si no existiría el tiempo. El disco y el funk nos encienden en canciones que nos llevan al éxtasis como los cortes de difusión Bembé, Paraná, y como Hasta donde.

El final llegó con el tema que tenía que llegar, Fuego, y vino acompañado por todos los agradecimientos debidos y merecidos, y para despedirse, volvieron a interpretar Bembé, uno de los mayores hits del disco junto a todxs lxs niñxs queridxs por la banda.

Muchxs invitadxs hicieron del show un fuego con todas sus características de principio a fin: En teclas Mauro Giolitti, quien fue parte importante de la composición de varias canciones, y Claudio Cardone, que se encargó de la producción general del disco. Ge Bernodat en rap y coros. En vientos Gwido Cirione, Iván Rosianski, Manuel Fuertes y Milton Méndez. Percusiones a cargo de Lisandro Rosso y Diego Zabala

Con este trabajo discográfico Kunyaza se planta como la banda que mejor representa al soul en la ciudad, aunque logra también tener el groove que te obliga a levantarte de tu silla y bailar. Una banda a la que hay que ponerle el oído, nos trae un disco para escuchar cuando los días duelen y necesitas una caricia de la música, para amenizar el cariño y la buena respiración, pero a su vez también para activar lo que está dormido adentro de nuestros cuerpos y que repercuta en nuestro movimiento.

Pronto vas a poder escuchar Partes del Fuego completo en Las Bandas de Planeta.

 

Texto: Gonzalo Luján

Fotos: Mariano Ferrari

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios