NOTAS  15 de noviembre de 2018

Roger Waters volvió a la Argentina

En su 4ta visita a nuestro país, Roger Waters se brindó al público argentino, dejando un profundo mensaje de humanidad, de lucha, de resistencia, de reivindicación de los derechos humanos, dejándonos con los sentimientos a flor de piel y con una urgencia por el compromiso con el otro, el respeto al prójimo, el cuidado del medioambiente, la crítica a los políticos neoliberales, a la guerra, y a los flagelos que afectan a los seres humanos en la actualidad, teniéndonos a todos en la palma de su mano.

Crónicas blindadas by Pau Rock.   Ph cortesía de Suely Machain

El Ojo Blindado - Jueves 18 a 20  -  www.planetacabezon.com

La banda neuquina Puel Kona, tuvo el privilegio de telonear al gran músico quien los eligió como modo de reivindicar la voz de los pueblos originarios de esta parte del mundo. Los mapuches que integran la formación, abrieron la gran noche, mostrando al público sus temas y aprovechando la oportunidad para pedir justicia por Rafael Nahuel y por Santiago Maldonado.

La magia del show se palpitaba desde la tarde del 6/11 en la ciudad de La Plata. La ansiedad se iba apoderando de los asistentes y la peregrinación hacia el ingreso al Estadio Único, se vivía con gran intensidad.

En la previa al show, y luego del despliegue de la banda local, los asistentes pudimos disfrutar de la proyección del video “The Child Will Fly”, protagonizado por el ex bajista de Pink Floyd y habitantes de la Villa 31 (Bs As), de ese modo, comenzó a palpitarse lo que se vendría… la gran pantalla que predominaba detrás del escenario, anunciaba que sería una de las protagonistas de la noche.

Las 60.000 personas en el estadio contenían la respiración en la expectativa del comienzo. Breathe da el puntapié inicial y el imponente sonido de la legendaria banda, penetra poco a poco en los poros de los presentes activando todos sus sentidos.

Waters interpreta temas como “Time”; “Welcome to the Machine”, “One of these days”, “Speak to me”, mientras desde la pantalla nos van sugiriendo el clima que propone cada tema, sobre el escenario, los músicos dejan lo mejor de si y el éxtasis es infinito… llega hasta el cielo. Esto sucede concretamente cuando las voces femeninas de la banda, Holly Leasig y Jess Wolf interpretan “The great gig in the sky” transportándonos hacia las estrellas.

Desde el cosmos estalla una pantalla que inunda todo de color purpura, dando paso a la psicodelia floydiana y todo se convierte en un mar de manos rojas… suena “Welcome to the Machine”

Luego de desandar varias obras maestras del disco “The Dark Side of the Moon”, la banda nos muestra su impronta actual con “Deja Vu”. El formato es balada… pero el mensaje es el mismo que hace mas de 4 décadas y ronda sobre este interrogante: Qué le esta pasando al mundo y a los humanos? Y vuelve a preguntarse… “Is this the life we really want?, pregunta que da título a su último material discográfico del cual nos regala “Picture That”.

“The Wall” nos eriza la piel como cada una de las veces que la escuchamos. Dos hileras de niños “dressed with balaclavas and orange overalls” cantan junto al legendario músico y se van quitando las prendas hasta quedar con remeras con esta leyenda: “Resist”.

Luego del break durante el cual el músico nos deja un profundo mensaje de paz, de hermandad, contra la discriminación, contra la guerra, en contra de Trump y de todos los políticos fascistas del globo terráqueo y a favor de los derechos de todos los seres que habitan sobre la faz de la tierra, da paso a la segunda parte del show.

Irrumpen las chimeneas que  desde el escenario se imponen humeantes sobre el mismo y todos sabemos que se trata del disco “Animals”. Suena entonces “Dogs”, dándole paso luego a “Pigs”, momento del show durante el cual todos los músicos despliegan su histrionismo disfrazándose  de cerdos y brindando con champagne. En su punto culmine, Waters eleva una pancarta que reza: “Fuck the Pigs” haciendo referencia a Trump y a los "cerdos capitalistas".

El sonido cuadrafónico que propone la banda a esta altura forma parte de la esencia de todos los que estamos en el Estadio y es un éxtasis total y entonces aparece sobrevolando el campo el cerdo inflable quien sugiere: “Seamos humamos”.

Resuena en el aire “Us and them” y se nos eriza la piel y de repente bajan los rayos laser y dibujan el prisma de colores que es icono de “The dark side of the moon” emocionando al publico.

Llegando al final del show, Roger Waters se toma unos minutos para expresar su emoción porque en la previa al show, tuvo un encuentro con las madres de los soldados fallecidos en Malvinas, quienes le regalaron un poncho. También aprovecha la ocasión para hacer referencia al músico argentino Leon Gieco y comparte con la gente una versión grabada de “La Memoria” de León.

Ya estábamos sobre el final del recital, que cerró con una explosión de fuegos artificiales… luego de deleitarnos con “Comfortable numb”.

T

Roger Waters marcó otro hito en la vida de las huestes que se hicieron presentes en el Estadio Único de La Plata aquel martes 6/11/2018 que quedará para la historia. 

N de la R: León Gieco se hizo presente en la 2da y última fecha de la gira en Argentina de Roger Waters, emocionando a todos. (Show 10/11/2018)

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios