Cuando el Río Suena IV: Matilda y Maia Basso

La cuarta edición de Cuando el Río Suena se realizó con los shows de Maia Basso y Matilda, en el Anfiteatro del Parque España.

Como viene sucediendo sábado tras sábado, el Anfiteatro del Parque España recibió otra edición de "Cuando el Río Suena" con la música en vivo de bandas locales, en un bellísimo lugar, con paisaje de río alucinante.

En ese contexto sucedió la cuarta edición, y la encargada de abrir la velada fue Maia Basso. Una cálida sensación, que no se hacía densa más allá del calor que agobiaba la noche de febrero, sino que generaba esa sensación acogedora que no tiene temperatura. Sonidos que ambientaban y recibían amenamente a las personas que ingresaban al recinto y se acomodaban en sus mesas o butacas, de sintetizadores, samplers y máquina de rítmos, con la voz procesada y acariciada, proveniente de las cuerdas vocales de Maia.

Se dio la oportunidad de escuchar algunas de las canciones que ha presentado el último tiempo, como Dorado, y algunas otras más. Aclimatando el cuerpo para comenzar con el movimiento, para finalizar empezando a mover los músculos de la cadera, sin levantarse del asiento.

La noche continuó con la presentación de Matilda, el dúo exponente del electro pop local. Acogedor comienzo con Cuestión Particular, se fue dando un bello repaso por las canciones de su discografía. Hubo joyas de sus discos anteriores, y claro, una buena tanda de su último material, Imaginario Popular. Dueños del concepto de la canción, saben entenderlo y trabajarlo al punto de que cada una de sus canciones sean un hit en sí mismo. Un dúo justo, con los roles bien divididos: las letras y armonías por un lado, los ritmos y melodías por el otro. Los shows de Matilda no son para nada adultocentristas, pues es algo que pueden disfrutar seres de todas las edades, y les niñes son de les que más lo gozan. Eso es un detalle hermoso.

A la gente le costó mantener sus cuerpos a la raya del asiento, y en ocasiones se levantaba en masa para baiar, manteniendo siempre las distancias, sin salir de su burbuja en ningún momento. Checho se encargaba de pedirles que mantuvieran la compostura. Hubo dos momentos muy bellos que valen la pena mencionar, justamente con dos canciones de su último álbum. En Anti-Romántico subió Maia Basso a realizar los coros, tal y como sucede en la versión de estudio. En Musical Liberación hicieron su performática aparición Rocío Aimé Fernández y Ernesto Remedi, liberando sus cuerpos desde un asiento hacia la cercanía del escenario y fluyendo por todo el lugar, influenciados por la danza contemporánea que les hace.

Fueron despedidos por una ola, y con el pedido de un tema más, al cual supieron responder con el clasicazo Los Amigos del Tiempo.

Una noche hermosa en el Anfiteatro del parque España, organizada por la productora Agua de Río. Tal vez el eje haya sido el electro pop, tal vez haya sido el concepto de canción, o tal vez simplemente haya sido la música compartida, como placer necesario para todes nosotres.

 

Texto: Gonzalo Luján

Fotos: Mariano Ferrari

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »