Bandalos Chinos trajo a Rosario su Paranoia Pop

Una de las bandas del momento, Bandalos Chinos, llegó a Rosario para presentar su último disco Paranoia Pop, en el Hipódromo.

Eran las 18 de uno de los últimos domingo del verano, cuando una importante multitud se enfilaba protocolarmente sobre una de las calles internas del Parque Independencia, para ingresar en el Hipódromo. No eran justamente carreras de caballos lo que les reunían allí, sino que era la presentación de Bandalos Chinos, que llegaba a la ciudad luego de más de un año de su última visita, para mostrarnos las canciones de su más reciente material, Paranoia Pop.

La banda oriunda de Veccar, en el norte del conurbano bonaerense, presentó a fines del 2020 este disco, al cual llegó ya habiéndose consagrado como una de las bandas más importantes de la escena nacional actual. Su disco anterior, Bach, catapultó a la banda derecho al éxito, y para mi gusto, es de los mejores álbumes nacionales de la década. Posicionados así, y luego de un año sin shows, es que llegaron a Rosario, encarando la primera gira de este 2021, luego de tener que reprogramarla. Y no fue uno, sino dos shows los que dieron el domingo.

A las 19 puntuales, cuando todo el público estaba acomodado muy protocolarmente en sus asientos, salió la banda a escena, con sus ropajes coloridos y sus instrumentos. Y de un sablazo, arrancó nomás, con Paranoia Pop, el tema que le da nombre al álbum. Esa viola funky inconfundible y Goyo haciéndose presente con su corporalidad en movimiento. Llegado el momento, sonó la pista con la voz de Louta. El disco y la canción hablan de una gran mentira, en la que son esos ídolos intocables, con su propia foto en la pared al lado de dios. La ironía del estrellato.

Así salió a escena la banda, y fue dándose el tiempo de repasar todo el disco y varios temas más de su ya muy exitosa discografía. Un show super prolijo, calculado en el que no hay ningún detalle que se pase por alto. La iluminación es de altisimo nivel, perfecta. No hay ningún pifie instrumental y hasta uno se atreve a decir que se pueden hasta mejorar así las versiones de estudio, algo que no es nada fácil.

Con formato de hitazo en casi todos los temas, Bandalos Chinos para mí es una super banda pop de estadios. Temazos todos los que fueron pasando: Departamento, El ídolo, Mi manera de ser, Demasiado, Isla, El club de la montaña. El público sentado se copa, levanta las manos, hace palmas, y todo parece casi orquestado.

Hay que hacer una mención especial para Goyo Degano, un cantante excelente con todas las letras, y un frontman como pocos he visto. Se suponía que estaba lesionado y no se notó en lo más mínimo. Su voz es increíble y no tiene nada que envidiarle a la muy editada versión de estudio. Controla el tiempo de todo lo que sucede arriba del escenario, y abajo pareciera que también. Una movilidad fascinante y casi hipnótica, que no te permite sacarle los ojos de encima, a él y a su vestuario verde.

Llegando al final del show, anunciaron una última canción, que fue Tu órbita, a mi gusto de las mejores de Bach (aunque todas son increíbles). La canción se extiende cuando llega al final instrumental, da varias vueltas más y se vuelve un momento de goce lisérgico extendido, con solo y melodías de saxo encendidas, de altísimo vuelo. Y se van. Pero bueno, obvio que este no era el último tema. En un show tan bien armado, también está pensado el pedido del público de algunos temas más.

Y sí, volvieron. Vámonos de viaje. No podía faltar el que se ha convertido en el mayor hit de la banda. La gente la corea entero, y se llena de emoción. Y el último tema fue El temblor, con un final enardecido, rupturas instrumentales con luces increíbles a puro color, y cuando todo finalizaba, aparece el último grito de Paranoia Pop: "Nena, esta es mi mentira". Conceptual y excelente.

Se va así la banda, a descansar un poco y prepararse para la segunda función que arrancaría una hora después. Bajan aplausos y la gente va saliendo del hipódromo.

Lo repito. Bandalos Chinos es a mi gusto, una de las mejores y más importantes bandas de la nueva escena nacional. Un nivel de producción altísimo que los lleva de lo nacional a lo latinoamericano, como una banda pop de un nivel increíble. Los vuelvo a ver después de dos años, y veo una banda en plena ascendencia, más allá de haber puesto la vara muy alta con su anterior disco. Siento que de esta banda vamos a estar hablando muchos años más.


Texto: Gonzalo Luján Salguero
Fotos: Gabriel Lovera

 

La cobertura de fotos completa la encontrás en nuestra cuenta de Instagram.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »