La gota que no quería mojar

El hombre detrás del programa futbolero de Planeta Cabezón demuestra su destreza como narrador de moralejas para los más pequeños. En esta ocasión una gota rebelde demuestra la importancia de romper las costumbres en pos de un sueño.Cuentos de cuna al palo.

Por Don Ramone* - Foto: Ale B.

Había una vez, una gran nube gris a punto de mojar a todo un pueblo. Dentro de ella, se encontraban un grupo de gotas recién graduadas de la escuela de lluvia y se estaban preparando para hacer lo que practicaron toda su vida, que era mojar. Una de ellas, alejada del grupo, no quería bajar solamente para eso y quería encontrar otro destino para su futuro. Cuando les conto su idea a las demás, no dudaron en reírse y burlarse de ella, incluso la gota maestra le quería hacer entender que no tenía otra alternativa.

La gota, firme en su objetivo, no dejaba de creer que otra salida iba a encontrar. En ese momento, todas esperaban la orden de bajar y cuando la escucharon, saltaron de inmediato a la tierra.

Algunas bajaban con gran velocidad y se chocaron con mucha fuerza contra el suelo, otras se reventaban en el aire y caían en forma de llovizna, pero nuestra amiga bajaba lentamente, buscando un hogar donde pudiera disfrutar su vida. Fue ahí, que ve a una flor a punto de abrirse, y decide caer en el centro de ella. Cuando aterriza, le da la energía necesaria para que pueda desplegar sus pétalos al Sol.

De esta manera, la gota se quedó a vivir en la flor, y fue visitada constantemente por pájaros, abejas, y niños, que se ponían muy contentos al enterarse que la gota, por no perder las esperanzas, pudo cumplir su sueño de disfrutar del mundo. Por eso, por más órdenes que le impongan a uno, la decisión de qué hacer con nuestra vida la tenemos nosotros.

Qué lindo que es amar, más cuando saben apreciarlo.

*Don Ramone es el conductor de "El Barullo"  - Miércoles de 14 a 16 por www.planetacabezon.com

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »