Latelonius una vez más brindó un show para su gente en el Club 1518. Con la sala llena, desplegaron toda su gama de sonidos en dos tandas de música, mostrando nuevas composiciones y haciendo saltar al público.

Después de un letargo de varios meses sin presentaciones en Rosario, Latelonius volvió a dar un show sacando a relucir su repertorio de funk jazzero. Su última presentacion habia sido a principios de diciembre, y todos sus seguidores cargaban una importante manija de bailar sus temas.

Lo cierto es que estos meses han sido transformadores para Latelonius. En febrero emprendieron una gira (que mas que una gira, fue un viaje colectivo) a las tierras cordobesas de Traslasierra. Dieron algunos shows en la zona, en localidades como Villa Las Rosas, Mina Clavero y San Javier, pero lo central del viaje fue la convivencia durante 15 dias de todo el grupo humano en su conjunto. Se asentaron en una casa en San Javier, donde se tomaron el tiempo de experimentar, viajar sonoramente y buscar nuevos sonidos de nuevas formas. Es diferente la música que nace entre las montañas de la que nace entre los edificios. Y esta gira ha sido ampliamente productiva para el grupo humano, que además de mejorar su lazo, se trajo nuevas canciones bajo la manga.

Así es que luego de este viaje, se pusieron a trabajar en su sala de ensayo en el Barrio de La Sexta. Y luego de este tiempo de trabajo interno, en la inmensidad y en la cueva, se propusieron dar un show en el Club 1518.

Un buen número de espectadores se acercaron al Club, y pasada la medianoche, Latelonius se subió a las tablas. Salió al escenario mostrando toda su experimentacion de los ultimos meses, tocando algunas canciones que ya conocíamos, y otras que surgieron en esta gira por Traslasierra (Piquillín y Espino). Bases que rompen con los tiempos básicos y que van quebrando los pasos que la gente tira. La cosa se pone hipnotizante, y siempre sale para un lado que no esperabas. Hubo tiempo tambien para que el Llave, que se ocupa de los scratchs y las bandejas, tome el micrófono y cante un poco. Gwido se hace un espacio para explicar que luego de un cover de Electro Deluxe, irían a un descanso, un entretiempo, para volver en unos minutos a brindar la segunda parte del show.

Un buen momento para salir a fumar, o para tomar un poco de aire. Retomando algo de la música clasica tal vez, dividiendo el show, la gente pudo llegar al final del show con mas energía para bailarse todo. En la vereda del Club, entre humos y amistades, se encuentran la manija de los musicos con la del público.

Vuelve a salir al escenario Latelonius en este segundo tiempo, con los mismos jugadores y mas energía que al principio del partido. Y este segundo tiempo se vino mucho más bailable, más intenso. Poniéndose por momentos un poco mas disco, la gente se fue encendiendo cada vez mas hasta que llego a armar unos pogos y a corear las melodías de los vientos que portan la voz cantante. En esta segunda parte sonaron mas canciones que el publico viene masticando y bailando hace un tiempo.

Así paso el primer concierto de Latelonius en la ciudad de Rosario. Una banda que se sigue reinventando, que mezcla lo más caliente del funk que eriza las pistas de baile, con habitos y tiempos propios del jazz. Una banda para disfrutar corporalmente danzando, y tambien con la mente, analizando el papel de los músicos uno por uno, favoreciendo las conexiones neuronales mientras la cuerpo experimenta el goce de moverse al ritmo libre del funk.

 

Si querés ver el album de fotos completo, lo encontrás en la página de Facebook de Planeta Cabezón TV.

 

Texto: Gonzalo Luján

Fotos: Salvador Ríos

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »