Llegó el festival Colta a La Sala de las Artes el miércoles 19 de junio junto a los “reyes del trap” que utilizan a full redes sociales para difundir sus movidas.

La cultura del trap esta arrasando en la escena nacional. Traperos como, Duki “El Jefe supremo” , Khea, Neopistea, Cazzu, Ysy A, son algunos de los nombres más reconocidos alcanzando  40 millones de reproducciones en sus videos.

Además, son los fundadores del Festival Colta, un nuevo concepto de fiesta para les jóvenes que concurren al evento con Dj’s  que sueltan pistas de reggaetón, electrónica, rap y obviamente, trap. Toda una cultura adolescente y no tan adolescente, que difunden de forma masiva la data de lo que sucede. Por fuera quedaron las discográficas, que no pueden acaparar  la camada de jóvenes traperos que  componen, graban y suben videoclips  cada dos semanas a diferentes canales. Arrasaron a las industrias inyectando su música en cada dispositivo.

Un público totalmente transversal  se plantó a las 00:00 en la puerta de la Sala para recibir una buena dosis de Colta..

Afuera, el frío te dejaba duro como San Martín, una vez adentro, estallaba un ambiente agradable bajo los comandos del Dj que nos recibía con reggaetón, para luego pasar a un hitazo de trap como el de Hello Cotto, craneado por Duki, “el jefe”.

Entre humo y flashes con una gran tendencia de looks estridentes de chicas y chicos que se sumaban esperando la apertura de la gran fiesta con los protagonistas en escena, el evento quedó SOLD OUT.

Todes andábamos modo  diablo de aca para allá hasta que  a las 2:00 puntual rompieron tarima Duki, Khea, Luchito, Neo Pisteá, Seven Kayne , Ysy A, entre otros.

Duki  con su bazooka disparaba papeles, Luchito lanzaba regalos mientras que Ysy A chorreaba champagnes al público que agitaban de forma estrepitosa.

Abrieron juntos con el track Codeína, detonando con mucho flow haciendo homenaje al  trap argentino, epicentro latinoamericano actual.

El trap es un género que viene de la década del ’90, y se instaló fuertemente en Argentina con las riñas de gallos en las calles, lugar de donde salieron la mayoría de los traperos más conocidos. Sus letras hablan de drogas y dinero, también del amor incluyendo misoginia en sus letras, pero eso es para otra crónica.

También, existe un sub-género más pop como el de Seven Kayne, artista que abrió el show después del track Codeína.

Con un tempo lento y romántico,  Seven Kayne se presentó brindando un show de 30 minutos intenso para dejarle el lugar a Luchito, que con sus 16 años y sus rimas cortas, siguió con el clima fresh de la fiesta.

Sin dar  tregua, con un sector VIP detrás del escenario, muchas cámaras registrando cada momento, volvió a escena todo el crew para darle el broche de oro a Duki, the best y su Hit Boy, porque eso es lo que es, “pese a quien le pese”.

Agradecimientos, más champagne, más cámaras, más flow, más gente sobre el escenario, reventaron con el último hit que tiene más de 75 millones de reproducciones en YouTube: Tumbando el club.

Increíble fiesta, vamos a dejar de lado el análisis sobre gustos, la nueva camada la rompe y tumban el club sin dejar nadie afuera.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »