NOTAS  3 de julio de 2018

El orgullo, una acción política

Es veintiocho de Junio de 2018 en la ciudad de Rosario y se lleva a cabo a nivel internacional “La marcha del orgullo LGBTTTIQ+”. La cual está habitada por brillos y festejos y por dolores y desgarradas muertes. La masacre se convierte en emblema de lo que no se tolera más y se hace carne de lucha.
¡Al closet no volvemos! gritan las bocas. Sin embargo, el closet no descansa, no cesa de acechar. Por eso esta lucha. Por eso duele, por eso enorgullece y por eso dignifica.
Fotografía a cargo de Julieta Sosa (@lucidacamara)

 

Es veintiocho de Junio de 2018 en la ciudad de Rosario y se lleva a cabo a nivel internacional “La marcha del orgullo LGBTTTIQ+”.  La cual está habitada por brillos y festejos y por dolores y desgarradas muertes. La masacre se convierte en emblema de lo que no se tolera más y se hace carne de lucha.

¡Al closet no volvemos! gritan las bocas. Sin embargo, el closet no descansa, no cesa de acechar. Por eso esta lucha. Por eso duele, por eso enorgullece y por eso dignifica.

La consigna emblema es “Basta de travesticidios y transfemicidios” y es la tercer marcha nacional que se hace bajo ésta causa. La carátula legal los ubica bajo el rótulo de “Crímenes de Odio”. Impacta, eriza la piel. También participa de todo este circo genocida, el concepto de “travesticidio y transfemicidio social”, que incluye a la persecución policial,a la falta de acceso al trabajo, la falta de dispositivos en materia de salud pública, educación y derechos humanos, así como la ausencia de dispositivos de contención específicos para las problemáticas de la comunidad LGBTTTIQ+.

Ya reunides todes en la plaza ubicada entre moreno/ dorrego y córdoba /santa fe de la ciudad de Rosario, arranca la marcha. El orgullo es un concepto corporal, un significante estructural del cuerpo y del andar, una filosofía y praxis de vida, el orgullo es lucha. Implica el acto más valiente de un ser humano: vencer al miedo y a la vergüenza. Cuando cultivamos que sólo ciertos deseos son válidos, cuando llenamos las infancias de normas universales sobre cómo y qué amar, cuando investimos de premios y halagos todo lo que nos iguale y castigamos nuestras diferencias, sólo cosechamos miedos. El orgullo es el acto político más insurrecto e insolente que estamos obligades a hacer si creemos y queremos una calidad de vida distinta para todes.

El paso es pausado, por calle dorrego se respira lucha. Se escucha un coro visceral que marcha desde el final de la muchedumbre: la secundaria, la adolescencia, la tripa y el corazón. Son los gritos más feroces. Una columna de adolescentes y niñes que gritan muchísimo, cantan, saltan, llevan pancartas exigiendo educación sexual, exigiendo que les dejen desear y amar a quienes quieran, con cuidados, con responsabilidad, con educación efectiva que les permita decidir. Cuidan la retaguardia, no te animarías a meterte con tanta fuerza implacable. 

Hay coronas de flores de colores en cabezas de cabellos cortos, largos y azules. Hay sonrisas fervorosas y el fuego interno calienta las cuerpas en este frío de invierno rosarino.

Peregrinan, recorren las calles céntricas de la ciudad, las proclaman suyas. En San Luis y Corrientes osan amedrentar con bocinas, pero en comunidad el miedo se esfuma.

Las miradas son desafiantes, concretas y claras: que la sociedad se sienta interpelada. Que vea la diversidad de corporidades, los ojos llenos de orgullo y de muertes arrebatadas por manos de un estado que no está.

En calle Buenos Aires al 711 se gesta un semicírculo insolente frente a la honorable y tan diversa Municipalidad de Rosario. Rosario es una de las ciudades con mayor ampliación de derechos en materia de diversidad sexual en relaición a otras ciudades, pero eso no es suficiente. Entonces cantan, cantan cual ritual, cantan y las voces se aúnan y se hacen una. Cantan por la implementación efectiva del cupo laboral trans y travesti, cantan que matan a una comunidad en la cara de toda la sociedad, le cantan a la iglesia, tan sinónimo de dictadura y cantan para que los curas vayan a trabajar. Se canta cual manifiesto y declaración.

Llegando a la Plaza de Mayo, les marchantes suben por las escaleras de las esquinas como hormigas, esquivan los charcos (producto de los desagües tapados, imagino lo que debe ser en los barrios), descansan los cuerpos, descansa la marcha. En el centro de la plaza hay una monumental columna dedicada a la libertad nacional, con una estatua que representa la Libertad de pie en la parte superior, y rodeada por las estatuas de los héroes nacionales: San Martín y Belgrano, Moreno y Rivadavia. La libertad acá representada tiene cuerpo de mujer, posición de sometimiento, y es alcanzada por hombres con espadas. La libertad que se reclama en esta marcha porta más de una cuerpa, y las heroínas de ésta libertad son las identidades disidentes.

Entonces queda un objetivo: destruir a todos los héroes de la moral y transformar a todas las instituciones para que sean como las necesidades de tode el pueblo amerite, ahora y siempre. 

La lucha es una, la libertad no radica en monumentos. Basta de crímenes de odio.

 

 

Una producción de Tetas al Aire. Todos los martes de 18 a 20hs por planetacabezón.com

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios