La historia de la sangre épica

En “El nacimiento de un Imperio” se cuenta una historia simultánea a la trama de la película “300”. Con argumentos similares y el mismo estilo de la primera, las batallas ahora se trasladan al mar, el nuevo escenario de la muerte sangrienta. Por Mario T Louis*

Sangre. La espesa mancha roja de la guerra. Miles de vidas desperdiciadas. Por honor, por dominio, por venganza. Por lo que sea. “300: Rise of an Empire” es una adaptación de la novela gráfica “Xerxes” (Jerjes), creada por Frank Miller. Fiel a su estilo, en muchas escenas la sangre brota por la cabeza, el cuello, los brazos, las piernas y el pecho de todos aquellos asesinados. Como para dejar claro qué es lo que sucedía en aquellas batallas épicas de la antigüedad (que realmente ocurrieron), obviamente reflejadas con ciertas libertades que otorga la ficción.

El argumento va hacia el pasado y recuerda la victoria griega sobre los persas en Maratón, donde sucedería algo que marcaría a fuego la enemistad entre los helenos y el imperio persa. Luego se centra en las figuras de Xerxes, el rey que comandó los ejércitos de Persia en “300” (otra vez interpretado por el brasileño Rodrigo Santoro) y de su comandante militar Artemisia, una mujer guerrera e inescrupulosa, en la piel de la actriz francesa Eva Green. Su actuación es destacable, al expresar toda la ira, la sed de venganza y la soberbia de una comandante que tiene todas las fuerzas militares a su favor para hacer lo que se le antoje. Igualmente, el protagonista casi exclusivo de la película es el ateniense Themistokles (Temístocles), papel que le tocó a Sullivan Stapetlon, quien no desentonó con la presencia y el simbólico liderazgo que había dejado en la memoria de los fans el personaje del líder espartano Leónidas. Sin embargo, en este caso Temístocles busca la alianza con todos los pueblos de las polis griegas que quieran unírsele (incluyendo a Esparta), para enfrentarse a un ejército y a una flota que es inmensamente mayor en cantidad. Cabe agregar que las escenas de las batallas en el mar han sido ejecutadas con impecable producción, siendo más llamativas para verlas en la pantalla grande, que dentro de unos meses en el televisor hogareño.

Es casi imposible hablar de esta película sin remitirse a la primera. El estilo visual, las cámaras hiperlentas en momentos de acción violenta, la música y los efectos especiales de “El nacimiento de un Imperio” son similares a los que se perciben en “300”, dirigida por Zack Snyder, en esta oportunidad guionista y productor. La nueva entrega cuenta con la dirección Noam Murro (Israel), un realizador no tan conocido mundialmente, excepto por una comedia dramática que dirigió llamada “Smart people” (llamada ‘Una familia genial’, del 2008), que tenía al genial Dennis Quaid como protagonista.

A quienes les gustó “300” y buscan más acción como la que vieron en esa oportunidad, de seguro esta nueva adaptación de una novela gráfica con reminiscencias históricas del legendario Frank Miller, les caerá bien, sin importar cuánta sea la sangre derramada, en palabras de Temístocles, por la libertad de ‘morir de pie y no vivir de rodillas’.

Mario T. Louis – Rockola Cinemática

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »

Relacionadas