Star Wars 9: la despedida Jedi.

Finalmente y bajo la dirección de J.J. Abrams, la novena película de la saga desembarcó en los cines rosarinos. Una despedida como era de esperar, a pura coreografías con espadas láser y poderes mentales.

Por Agustín Barcos.

Star Wars es, probablemente, la historia mejor vendida de la industria del entretenimiento. Con un storytelling transmedia que comprende juegos, sectores temáticos, series y películas, es sin duda una marca que no deja de ser una mina de oro, a pesar del paso de las décadas. No es casual que la poderosísima Disney, una corporación mediática cada vez más grande, haya dejado los cuentos de hadas para contar historias de samurais intergalácticos y superhéroes pasados de anabólicos. 

   En pleno revival, El Despertar de la Fuerza (en 2015) recaudó miles de millones en todo el mundo, siendo una de las películas más taquilleras de la historia. The Last Jedi, en 2017, tuvo una recaudación menor, pero aún así superó los miles de millones, sumando lo recaudado en EEUU y en el resto del mundo. Es por ello que llegamos a la novena película de la saga, con  dos spin-off en el medio y una aclamada serie del streaming que el propio Disney posse (Disney+), llamada The Mandalorian

   Después de los hechos de la octava película, Kylo Ren y su orden de caballeros lideran a la malvada Primera Orden (el nuevo Imperio Intergaláctico), mientras la Resistencia de la General Organa se mantiene en pie con la esperanza en Rey, la discípula de Luke Skywalker,en una nueva batalla en la continua guerra entre los Sith y los Jedi. 

   J.J. Abramas tomó la posta y lo ha hecho acertadamente, maquillando varios errores argumentales de la película anterior. Si uno analiza la trilogía completa, no es digna de ser elogiada ni recordada entre las grandes trilogías del cine, pero esta película por sí sola cumple correctamente. Llegamos a ver el poder del Lado Oscuro y la Fuerza a niveles no vistos hasta ahora. Pero la película también cuenta con muchos clichés argumentales, algunos shakesperianos. Hay personajes que caerán al olvido rápidamente o serán recordados por lo poco que se usaron, por cómo se desaprovecharon las iniciales buenas ideas. 

   No hilando muy fino, ni tampoco mirándola acríticamente (pareciera que estos son los dos públicos principales de la franquicia), es sin duda una cinta atractiva, pintoresca, y que despide a los jedis con sus principales fuegos artificiales: con poderes mentales y coreografías con espadas lasers. Nota: 3½ /5

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »