BRODA: DÓNDE LOS CORAZONES BOMBEAN ARTE

FERMÍN SAGARDUY

Este sábado comienza la segunda temporada de las sesiones musicales ideadas y realizadas por tres productoras audiovisuales independientes y un puñado de gestores y artistas rosarines que unieron fuerzas para visibilizar que en la ciudad del Río Paraná talento no falta.

El virus de Covid-19  nos sentenció a un Aislamiento Social en pleno mes de Marzo, arrancándonos los últimos días de verano dónde el clima incita a tardes de birras, noches bañadxs en sudor fruto de tanto baile colectivo, y la manija que regala el calor, esa que activa a tus amigues y hace estallar los grupos de WhatsApp con mensajes advirtiendo que prepares el cuerpo porque el fin de semana sale gira. La realidad de este 2020 fue otra, no bastaron los últimos días de marzo para frenar el virus y estamos entrando al mes siete de cuarentena dónde cada une tuve que dejar en pausa algo.

Para algunxs será ir a la cancha, para otrxs poder cruzar el río, cortar con la virtualidad, volver a casa y abrazar a su vieja. Para otrxs muchxs otros se vuelve necesario el ritual de ver su banda preferida. Habitar el escenario de algún centro o bar cultural que resguarde a les artistas, hacer fila para entrar, fundirse en los brazos de algún amigue que se cruza de casualidad, que las luces se apaguen, las sonrisas se mezclen y el agite arranque junto al primer acorde. Que el humo aumente el calor de los cuerpos, los ventiladores no den abasto y les artistas lo den todo haciendo agitar cada vez más al público. Que suban historias al Instagram de las cuales no te enteras hasta el otro día cuando los ojos empiezan a abrirse despacito y la luz del celular los hace cerrar otra vez, estás cansadx pero en la plena. ¡QUEE NOOOCHEEE!, es lo único que se lee en los mensajes.

De la cultura se alimentan muchas almas, esa es una gran verdad. Para que todo salga bien se mueve una gran cantidad de personas, generando fuentes de trabajo indispensables, garantizando que la entrada que pagaste o el tiempo que gastaste valgan la alegría y no la pena. Esa gente que va desde dueño del lugar, empleadxs, artistas, prensa, iluminadores y sonidistas, productoras junto a vestuaristas y maquilladores, entre muchas otrxs, llevan siete meses sin poder generar la mística que tanto bien hace. Por ende, llevan la misma cantidad de tiempo pagando impuestos y alquiler sin generar ingreso alguno. Lo peor de todo: continúan excluidos de posibles habilitaciones y no son nombrados en los discursos políticos. Motivo suficiente para repetir que la cultura permanece en crisis. En este contexto vuelve a cobrar vida un proyecto que incentiva a no dar por perdido el año, que nos conecta con eso que tanto nos gusta, que nos devuelve un poco las esperanzas de ver fluir un show.

El sábado 15 de agosto, regresó BRODA y esta vez aterrizó con intenciones de quedarse. Cada quince días dan lugar a sesiones de under, groove, rap, synthwave e indie apostando fuerte a lo audiovisual. BRODA llega a nuestras pantallas para descubrir, disfrutar y difundir la diversidad de propuestas musicales, de esta forma se presentan. Mientras todes se quedaban en casa, tres productoras audiovisuales comenzaban a cranear está puesta en escena. Films, Nymbusok y Marisacal Media junto a la colaboración de  Long Play estudio de grabación, Fuega Producciones y una larga lista de gestores independientes lograron conformar un colectivo humano y profesional que lo da todo sin cobrar nada, incentivando y visibilizando la calidad de  artistas que caracteriza a la ciudad de Rosario.

ANI BOOKS Y DEZ MOABIT

“Surgidas y realizadas casi en secreto, BRODA presenta un ciclo donde la propuesta, música e imagen nos atrapan y conectan desde la pantalla, aunque estemos separades físicamente”, tal lo narrado en su gacetilla de prensa. BRODA es entonces un hilo conductor entre el amor y la pasión de artistas y seguidores. Son Sesiones musicales íntimas protagonizadas y producidas por gestores y músicos de la escena emergente rosarina, un puente hacia nuevos talentos. BRODA llegó para darlo todo, y eso se trasmite. Nada puede salir mal: hay ganas y entusiasmo, hay gente talentosa dispuesta a transgredirlo todo, hay predisposición  y calidad tanto escénica como humana. Una constante construcción colectiva que se vuelve crucial en el contexto social y económico que nos interpela.

KAVARÁ

Ellxs dicen que el espíritu de BRODA es ampliar el espectro musical y poder mostrar nuevas propuestas que por la vorágine del mainstream no llegan a posicionarse o hacerse tan populares. Es entonces el under generando under, la solidaridad del colectivo abriendo las puertas para que otres, muches otres puedan salir a la luz, puedan mostrar su talento, puedan llegar a quienes del otro lado bancan y acompañan cada sesión. BRODA lleva grabada a fuego la entrañable esencia de las noches rosarinas: trasmitir la hermandad, dejarse atravesar por el arte, sentir con todo el cuerpo y compartir el talento para que la cosa no acabe, para que entre tantas pálidas, resistir se vuelva viable.

JOAKO22

Fermín Sagarduy fue el encargado de romper el hielo. De fondo  imponentes cortinas, a su costado una guitarra y una estatuilla. Un micrófono, y dos manos que empezaron a mezclar sonidos introduciéndonos a un viaje cósmico dónde el cuerpo no podía quedarse quieto. En el segundo encuentro Ani Books y Dez Moabit formaron un dúo desestabilizando todos los parámetros existentes. Lxs Amidis se pusieron a jugar con sus maquinitas y tiraron poderes inigualables. Es tanta la energía que fluye entre ellxs que sincronizaron hasta sus movimientos. Desde casa quedarse sentadxs no era opción. Quince días después Kavará incendió la pantalla del tercer encuentro, dando un giro escénico, paseándonos por el rap y el neo soul. Invitándonos con su voz cálida pero llena de fuerza, a prendernos fuego. Siguió Joako 22 quien pobló el espacio y usando el rap como arma escupió más de una verdad. Siendo de la camada más joven del groover rosarino, el talento de Joako es imparable. En la última sesión de BRODA y bajo la misma línea, vimos brillar a Shanti. Cantando con el corazón, gatillando con rimas contra lo que sea que intente frenar eso que late por dentro. “Porque te voy a extrañar, pero no pa´toda la vida” dice Shanti y muchos afirmamos con la cabeza desde el otro lado de la pantalla. La armonía que trasmite se vuelve necesaria, de repente nadie quiere que Shanti pare, queremos que nos diga más, que nos dispare con palabras.

SHANTI

Este sábado comienza la segunda temporada y no se sabe qué artistas sorprenderán en el canal de Youtube de BRODA, pero de algo estamos segurxs: será increíble y lo único malo de estas sesiones es que terminan, aunque puedas darle play las veces que vos quieras mientras controlas la ansiedad de querer ver más y más. Se vuelve imprescindible en momentos críticos como estos, encontrar espacios autogestivos que devuelvan la alegría popular que regala la música. La salida es colectiva dijeron una vez, y  BRODA es la prueba irrefutable de eso.

Por: Ludmila López

FOTOS DE LAS REDES DE BRODA

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »