Somos hijos de nuestra época y nuestra época es política

.

“Somos hijos de nuestra época

y nuestra época es política.

 

Todos tus, mis, nuestros, vuestros

problemas diurnos, y los nocturnos,

son problemas políticos.

Quieras o no,

tus genes tienen un pasado político,

tu piel un matiz político

y tus ojos una visión política.

 

Cuanto dices produce una resonancia,

cuanto callas implica una elocuencia

inevitablemente política (…)”

Wisława Szymborska, poema “Hijos de la época”.

Hoy nos encontramos con una noticia, que algunos medios nombraron como injusta, y a la cual queremos adherir con ese término.

Es injusta, angustiante, de esas malas noticias que quedan atravesadas en la garganta.

Se fue Juane Basso Feresín, militante y referente de H.I.J.O.S Rosario. Trabajador de prensa, integrante de la Cooperativa La Masa (productora del semanario El Eslabón y el diario digital Redacción Rosario).

Su historia de vida, es la de un militante consecuente a sus palabras, su ideología. Y es de esas personas a la que no cuesta nada admirar.  

Un resistente: al terrorismo de estado de los 70’s y 80’s, al silencio de los 90's.

La vida de Juane, se vio intervenida desde el primer momento por el Terrorismo de Estado de la última dictadura militar.
Nació en cautiverio el 11 de Febrero de 1977 en la Unidad Penal N° 6 de Paraná. Su madre María Eugenia Saint Girons, había asistido a una clínica privada, de la cual la derivarían al hospital San Roque de Paraná, donde fue detenida. Su padre Emilio Osvaldo Feresín, apodado “El Príncipe” fue secuestrado y desaparecido el 10 de febrero de 1977. La última vez que lo vieron con vida fue en el centro clandestino de Detención “La escuelita” en Paraná, antes de su asesinato.

Un constructor de significaciones.

En el inicio de H.I.J.O.S en el año 95, Juane junto a sus compañeros, decidieron hacer propio el espacio público. Organizaron marchas llenas de ruido en las que el arte no faltaba.

Manifestación: contra el individualismo, la apoliticidad, contra lo que la sociedad callaba.
Un punto de partida en Rosario, en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia con impronta joven, de la cual el, nunca se iba a separar.


Dentro de sus premisas como agrupación decidieron pasar de víctimas a luchadores. Reivindicar la militancia política. Mantener actualizadas las premisas de lucha. Pensaron como sus padres, sus familiares, perseguidos, desaparecidos: haciendo propias las ideas de una patria para todxs, más igualitaria.

Desde el 2005, con la reapertura de los Juicios de lesa humanidad acompañó en el tiempo cada causa para que avancen hacia la justicia. Lo hizo de cuerpo presente también por medio de tantas notas que escribió para medios locales.

“Cuando llegaron los juicios trabajamos para que no queden encerrados entre cuatro paredes, para que sean verdaderamente públicos, para que sean hechos políticos y sociales. Con enormes movilizaciones a los inicios y cierres de los procesos. La condena legal se movía, pero la social debe continuar. Aprendimos que lo que se produce en los juicios en términos de producción de verdad, de conocimiento de los porqué de nuestra historia, de reparación para las víctimas pero para el conjunto del pueblo, del horror al que llegó la dictadura pero para imponer un modelo de sociedad al servicio de intereses muy concretos, tiene un carácter profundamente pedagógico para nuestra sociedad y las nuevas generaciones”, (Nota Diario El Ciudadano 19 de abril de 2020 - 15:28 | Candela Ramírez)

Su vida, en trama colectiva.

Juane es una de las personas que siempre estuvo: Lo vimos cada jueves de rondas de madres, en los escenarios de cada 24 de marzo. Estuvo ante cada atropello a nuestra democracia. Lo escuchamos en charlas compartiendo sus saberes, incluso en mínimos gestos y aún así, imprescindibles: Mensajes de celular compartiendo información.

En su labor como comunicador reflexionó sobre el rol de los medios de comunicación hegemónicos que informan en pos de sus intereses, favoreciendo a un recorte de la sociedad. Consciente de que los medios construyen imaginarios sociales, apostó por la fundación de medios horizontales, cooperativistas con impronta federal.
En una entrevista por los 20 años del Eslabón comentaba:

El Eslabón siempre fue un espacio de resistencia. Hoy queremos volver a ser un aliado de un nuevo proceso de democratización de la comunicación. Queremos que la comunicación sea un derecho más entre los que tenemos que recuperar”.
(Nota cooperativas.com.ar en el marco de los 20 años del Eslabón, 30 de septiembre de 2019)

Como medio de comunicación independiente y autogestivo de la ciudad, es una necesidad para nosotres reconocer su labor como militante y comunicador popular.
Queremos hacer llegar nuestro abrazo sentido a su familia, compañerxs de trabajo, amigxs de vida.

Hasta la Victoria siempre Juane, que sin duda alguna, como dijo Wisława Szymborska, es “Hijo de una época”.

 

smiley En palabras de Ailu_u

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »