Cita de funk y hardcore ska en el Güemes

Shocklenders y Carmina Burana recorrieron su discografía en una noche que combinó nostalgia con vigencia.

Semanas atrás ya venía acumulandose la expectativa de muchxs que esperábamos ansiosxs esta fecha. Como se compartió desde las redes de Carmina, hace 25 años que ambas bandas no se cruzaban en un escenario. El lugar escogido para hacer este viaje atemporal por la música de estas dos agrupaciones rosarinas de culto, fue el Centro Cultural Güemes el último viernes 18.

Pasadas las 22 horas y pese a encontrarse viviendo actualmente en países diferentes, Los Shocklenders dirían presente con los primeros acordes de “Chicano en NY” invitando a los asistentes al baile que iría mutando en un pogo furioso durante “El cabezón” o “McNamara”. Un agradecido Tato Vega mencionó “queremos dedicar este show a Piturro Benassi” (guitarrista de la banda fallecido en 2017)provocando la primera de muchas ovaciones que tuvo la noche. Casi de inmediato “Sofarowiche” y “Money” impregnaron el Güemes de esos tonos disco y soul que tanto caracterizaron a Shocklenders como una de las bandas pioneras de funk en los 90. A lo largo del show pudo observarse el aporte al sonido de Sofía Pasquinelli en guitarra (aportando la cuota funky característica,con un gran solo en “Los Anillos”) y el ya legendario Ricardo Vilaseca en teclados.

El repertorio incluyó muchos de los temas de “Como me gusta” de 1995 que supieron combinar con el sonido actual de las nuevas composiciones como el EP “La Hora del postre” o “Lonely Night” (single del año pasado que tiene su video en Youtube). Un breve bis preparó la despedida , con arenga para la Selección Argentina incluida, al ritmo de “Joker” con Shocklenders desplegando su faceta rockera y mostrando su permanencia en varias generaciones de rosarinxs.

Pasada la medianoche Ramón Kamono y el resto de Carmina Burana estaban listos para terminar de detonar la noche a puro punk y ska. La energía que transmitió el set , alternando canciones de toda su discografia , desde “Hermoso,Todo Junto Difunto Y Podrido” hasta su último material de 2017 “Existe” , sin duda fue más que contagiosa para la gente. El pogo fue inmediato y la temperatura de la ya calurosa noche rosarina se incrementó durante el show. “M.D.A” o “Valle de Ironías” tuvieron al ensamble de vientos como protagonista con Adrián Fluck y Franco Santangello a la cabeza del mismo desbordando potencia e histrionismo.

“La pestilencia” mostró la faceta mas hardcore de Carmina, con un Kamono desplegando toda su potencia al frente de la banda y compartiendo en muchas ocasiones micrófono con algún fan ocasional que burlaba a la seguridad y subía al escenario. El único invitado de la noche Jesús Eroles (saxofonista de la Smowing y Mamita Peyote entre otrxs) fue protagonista durante “Trance Hipnótico”y “El sol acaricia las cosas”.

“Otra noche vuelvo a estar con ganas de morirme” sonaba como despedida, con una banda interpretando de forma magistral este clásico (“El espejo”) de Todos tus Muertos. Un cierre más que apropiado para una noche que quedará en la memorabilia rosarina por varios meses.


Texto: Leo Andrés
Fotos: Nicole Puñet 

Compartir

Comentarios