Amapolas

Por Juani Plano

Las amapolas de este campo

raro por tener forma de Bota

Vieron crecer a 30.000 rojas y vivas mentes.

 

Que se aferraron a su piso y

Para siempre quedaron en él.

El viento, la erosión, la impunidad y la justicia

son condimentos del tiempo que envuelven al ser.

¿Quién podría robarse tantas amapolas?

¿Quién tendría el coraje para ver secar una de ellas?

¿Quién las podría aplastar? Si solo querían ver el sol.

 

Muchos. Muchos y de varias especies,

uno solo nunca podría. Todos caen.

Personas a las que nunca les entro la Bota o les quedaba grande.

Incomodas porque las amapolas se erizaban y manifestaban.

 

Pisarlas, enterrarlas y ser tan cobardes

como para esconderlas,

no merecen nunca más, meterse dentro de la Bota.

 

¿Quién podría robarse tantas amapolas?

¿Quién tendría el coraje para ver secar una de ellas?

¿Quién las podría aplastar? Si solo querían ver el sol.

 

Nosotros preferimos disecar recuerdos y promesas,

Porque esas flores hoy, se reprodujeron.

La Bota se rompió, andamos a pie y a jeta abierta.

Por esas 30.000 rojas y vivas amapolas.

 

Para que hoy más que nunca, digamos

NUNCA MÁS.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »

Relacionadas