Presentando "Puñal", su último trabajo, Dante Spinetta copó la Sala de las Artes en un show que incluyó temas inéditos, clásicos de su obra solista y mucha comicidad con el público.

Por Agustín Barcos y Renzo Leonard (fotografías)

   El de ayer fue un día gris con tormentas en la ciudad de Rosario, pero afortunadamente las fuertes lluvias se fueron apaciguando al caer la noche, dejándonos una noche perfecta al menos por unas horas. En esa tregua con el clima, un poco más de doscientas personas se acercaron hasta la Sala de las Artes en barrio Pichincha para bailar al ritmo del rap rockero de Dante, un estilo que ya podríamos llamarlo "dantesco" (si no ofendemos al Dante florentino).  

   Mientras se esperaba a que termine de llegar la gente, y para ir calentando motores, el rapero Jesús Vazquez subió a cantar parte de sus canciones, entre ellas SACVDE. Cuando la sala terminó de llenarse y el artista telonero terminó su número, Dante y su banda (eran tres en total) aparecieron en escena tranquilamente, sin ningún tipo de presentación especial o juego de luces. Spinetta tomó su Fender Stratocaster, una luz frontal lo iluminó y con el clásico "hola, Rosario" comenzó un show que iría in crescendo en cuanto a intensidad, donde hasta habrá momentos simpáticos como cuando se tocó la cuestión de la canción Gisela y la tuitera Rauch, que estaba presente en el show.  

   Pero no nos adelantemos; el show comenzó con las nuevas canciones del disco Puñal. El mismo se publicó a finales del año pasado y muchos lo definen como el disco más personal del cantante, pero fundamentalmente el mejor musicalmente hablando. Hay que tener en cuenta que la Filarmónica de Praga figura entre los colaboradores del disco. Solo recién cuando tocaron la canción Puñal, por la que lleva el nombre el album, la temperatura comenzó a subir en el show. 

   El tema habla del desamor y su última separación, hecho traumático según el cantante pero, para su fortuna, hoy está nuevamente en pareja con la joven actriz Cala Zavaleta, quien tiene una pequeña colaboración en el disco. En ese momento, Spinetta dijo estar "realmente muy feliz por el aguante", ya que ésta era su primera presentación en el año afuera de un festival (recordemos que este año estuvieron en el Lollapalooza). En cada intervalo que Spinetta hablaba, muchas fans no podían contenerse y soltaban algún que otro piropo subido de tono. Ese era el ambiente ameno que se vivía.   

   En gran parte del recital, Dante estuvo junto a sus Stratocaster demostrando su capacidad con los dedos, al estilo Hendrix. En un momento, quedó tocando un largo solo durante unos cuantos minutos. Pero cuando estaba solo con el micrófono y se ponía a bailar, la gente lo acompañaba bailando. Con Cumpa, el mero mero (tema que hizo junto a Adrián Dárgelos) comenzó un tramo de canciones de sus discos anteriores, e incluso el inédito Cobra. Tocó Pyramide, Tomen distancia, En la mía, entre otras... 

   Después de eso, y en un intervalo entre una canción y la otra, Dante Spinetta comenzó a hablar sobre cómo se sintió con un tweet viralizado que relacionaba su canción Gisela con una historia de amor que lo incluía a él, la modelo Gisela Berger y el ex gobernador bonaerense Daniel Scioli. En ese momento, Ro Rauch, la autora de ese hilo de tweets que tuvo repercusiones a nivel nacional se acercó hasta el escenario y le dijo que era ella quien lo había escrito. "Te agradezco" le dijo Dante, porque "por eso en Spotify la canción subió en reproducciones" bromeó y siguió: "esa canción la escribí hace nueve años, no soy Nostradamus. Pero como la canción está buena ahora vamos a tocarla". Y así fue. 

   Ya en los últimos tramos del recital, Spinetta continuó con la poderosísima Salta la cruz, con un crudo riff que podría remontarnos a Post- Crucifixión de su padre. Y cerró a puro baile con el clásico Monstruo, donde todos los presentes se pusieron mover las caderas. 

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »