Como todas las grandes ciudades alrededor del globo, Rosario se plantó y marchó el sábado para visibilizar y legalizar el consumo de cannabis, manteniendo el pedido por una nueva ley de drogas, en el marco de la Marcha Mundial de la Marihuana.

Sábado gris en la ciudad de Rosario. Suena a mala noticia el color que muestran los cielos en la hora de la siesta rosarina, pero lo cierto es que el clima dejó de castigar luego de varias jornadas lluviosas, y permitió que la gente se acerque a la Plaza San Martín.

Llegó mayo, tiempo de cosechas en el hemisferio sur, y con mayo también llega la Marcha Mundial de la Marihuana. En las plazas principales de ciudades de todo el mundo se congrega una multitud a visibilizar el consumo de marihuana, a pedir por la libertad a la hora de cosechar sus propias hierbas, a compartir informaciones sobre los alcances medicinales del cannabis o simplemente a fumar uno entre amigxs. Un espacio y una oportunidad para fumar tranquilo, sin la preocupación de pasar un momento de mierda por las ilegalidades del yuyo; asi como también un lugar donde pelear por la libertad de hacerlo, y para que nadie más vaya preso por cultivar medicina orgánica en el balcón de su departamento ni por fumarse un caño en la cortada del barrio.

En Rosario se fuma porro. Paseando por los parques, en las barrancas verdes que dan al río, en las puertas de los espacios culturales y en las entradas a las canchas de fútbol el humo se siente revolotear engalanando los sentires. El porro se fue haciendo lugar a la fuerza en las calles del centro, entre tanta gorra y cara de asco que ya no se animan a prepotearte para que lo apagues (aunque saliendo del centro no está todo bien si te agarra la yuta con un porro, y menos si sos de barrio). Lo cosmopolita de una ciudad cultural que recibe jóvenes de todas partes del país en sus universidades, sumado a lo popular de sus barrios y lo verde de sus espacios hacen de Rosario una ciudad verdaderamente fumona, y esto se vió reflejado en esta tarde gris de sábado, donde una multitud se acercó a la Plaza San Martín con la intención de arrancarlo y marchar.

Una vez más usuarios de cannabis medicinal, fumones y adeptos a la causa se acercaron el primer sábado de mayo a la Plaza San Martín para concentrar ahí y luego marchar hasta el Monumento a la Bandera. Como todos los años, AREC se encargó de la organización de la marcha y la convocatoria. La T 51 y Doña Guacho y los Del Fondo ofrecieron su música a los humos, y con Planeta Cabezón nos dimos el lujo de conducir la concentración con radio en vivo desde la plaza.

En un marco en el que las bondades medicinales de la marihuana están cada vez están más a la vista de toda la sociedad, y en una provincia en la que el cannabis medicinal es ley (pero no el autocultivo) y obras sociales entregan aceites importados, pudimos conversar con defensorxs y usuarixs del cannabis medicinal. Por ejemplo, Pato, una de las madres cultivadoras de AREC nos dijo "Como mamá y como usuaria quisiera estar tranquila en mi casa y no estar afuera de la ley. Angelina comenzó a tener crisis a los 2 años, y a los 4 años y medio obtuvimos el aceite gracias a chicos de AREC y cultivadores solidarios. Ella comenzo con una gotita cada 8 horas en septiembre de 2016, y hasta el día de hoy no tuvo nunca más una crisis. Como mamá necesito que el Estado se haga cargo y nos avale. Me quiero sentir contenida por el Estado, no perseguida. No quiero que me metan presa por plantar la medicina de mi hija"

También charlamos con Sofi Maiorana, que además de ser cantante de Kunyaza y La Funkería, es médica en defensa del cannabis terapéutico. "Los beneficios del cannabis a nivel terapéutico ya están estudiados desde hace bastantes años. En lo concreto, intervienen en la calidad de vida de todos porque regulan el sueño, el hambre, el dolor. También ha cobrado gran importancia en lo que se refiere a las patalogías neurológicas. Por otro lado es una planata que nos viene acompañando hace miles de años y que en los últimos 200 años nos la han quitado. Por eso estamos aquí todes juntes pidiendo este derecho que es el derecho a la salud y a la naturaleza".

Por otra parte, volvimos a charlar con Diego, el Lier, uno de los voceros de AREC, que se definen como "una organización de derechos humanos que viene peleando peleando por la derogación de la ley 23.737, la actual ley de drogas argentina, que penaliza la tenencia y el consumo de, entre otras sustancias, el cannabis", y nos explicó que esta ley de drogas "tiene una contradicción con el artículo 19 de la Constitución Argentina, que dice que todo acto que realice un ciudadano en la intimidad y no perjudique a terceros, queda libredo del juicio de los magistrados."

El pedido de lxs usuarixs de cannabis, ya sea en un uso medicinal o recreativo (y teniendo en cuenta que todo uso del cannabis es terapéutico), es el de la modificación inmediata de la Ley de Drogas 23.737. La reciente implementación del cannabis medicinal es insuficiente. Es necesario que el Estado deje de perseguir a lxs cultivadorxs y usuarixs y comience a ocuparse realmente de erradicar el narcotráfico. Se pide por el derecho a cultivar y consumir una planta completamente beneficiosa para el organismo sin que estos sean actos ilegales. Se pide que no haya nunca más nadie presx por este acto que no perjudica en lo más mínimo a ningún tercero. Y para todo esto es necesario que se derogue esta actual, pero tan antigua, ley de drogas, que sólo infringe daños en lxs consumidorxs sin solucionar ninguno de los problemas que plantea. Es una cuestión de reducción de daños, como muchas otras cuestiones: No habrá más o menos fumadores si la marihuana fuera legal. Habrá menos ciudadanxs perseguidxs injustamente. Estamos en el siglo XXI y necesitamos leyes que estén a la altura del momento que estamos atravesando como población y hasta como humanidad.

Llegadas las 18 horas, luego de la amenización de Emiliano Quintana, Selektor Turkoska y Mat Spiaggi con Gwido Cirione, de las presentaciones en vivo de Doña Guacho y Los del Fondo y la T51, y de la radio en vivo cabezona, la marcha se dispuso a arrancar. Una larga y humeante columna que tenía varias cuadras de largo se abrió paso en la Peatonal Córdoba hasta el Monumento a la Bandera. Humos alegres le cambiaron la cara al centro de la ciudad, y al llegar a la llama sagrada del Monumento, estalló en un jolgorio popular. Llegando al parque esperaba más música en vivo para deleitar los oídos de los manifestantes: Los Meijide, Inmanente, Kunyaza y Kandan regalaron su arte militante.

Buena jornada de lucha por un mundo en el cual haya menos inocentes juzgados, por una sociedad más abierta que deje de castigar inútilmente lo que no causa daño. Las sociedades se transforman y las nuevas generaciones traen esa apertura que las leyes no encuentran en ninguno de sus desgastados párrafos. Es tiempo de que sean las leyes las que se adapten a la sociedad. Es tiempo de que no nos jodan más por fumar un caño.

 

Texto: Gonzalo Luján

Fotos: Paula Sarkissian

 

Si querés ver más fotos entrá en las páginas de facebook de Planeta Cabezón y Planeta Cabezón TV.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »