La gran metáfora de la guerra: "El amanecer del Planeta de los Simios"

“Dawn of the Planet of the Apes” (literalmente ‘El amanecer del Planeta de los Simios’) representa una de las mejores metáforas actuales que el cine de ciencia ficción puede dar acerca de por qué la guerra continúa siendo un flagelo de la humanidad. Por: Mario T Louis

¿Por qué siguen existiendo los conflictos armados entre distintas naciones, etnias y/o culturas, si una gran mayoría de personas en todo el mundo desea la paz? Mientras muchos se preguntan esto, otros siguen con atención las dolorosas circunstancias de los combates entre Ucrania y Rusia, o entre Israel y Palestina. Y el número de víctimas mortales sigue lamentablemente ascendiendo.

¿Por qué comenzar de este modo una nota sobre una excelente película como “El Planeta de los Simios: Confrontación”? Pues, en varias ocasiones, distintos espectadores habituales de cine suelen desvalorizar los argumentos de películas de ciencia ficción por el solo hecho de pertenecer a un género relacionado con lo fantástico. Y porque, si bien lo que se cuenta en esta obra no es real, ejemplifica de manera casi minuciosa la mentalidad de aquellos líderes (de cualquier ideología, religión y país) que llevan a sus gobernados a pelearse en guerras cíclicas e interminables.

“Dawn of the Planet of the Apes” fue dirigida por el norteamericano Matt Reeves (“Déjame entrar”, “Cloverfield”) y es la continuación de “Rise of the Planet of the Apes” (2011), también llamada ‘El (origen del) Planeta de los Simios: (R)Evolución’. A todo aquel que le interese saber de qué se trata la historia de la saga se le recomienda primero ver “Rise…” para comprender más a los personajes y sus acciones en esta segunda entrega.

Así como en su primera parte, el protagonista de “Dawn…”, Caesar (César), es un simio (creado por computadora e) interpretado de manera increíble por el inglés Andy Serkis, a través de su voz y de un sistema informático que imita sus movimientos en el personaje. Caesar es el líder de una enorme comunidad de primates con inteligencia, con capacidad de hablar y de comunicarse con sus pares a través del lenguaje de señas. Él los considera su ‘familia’ y los dirige con una autoridad honesta que exige obediencia y/o sumisión, basada en el respeto y no en el terror.

Pero llegará el momento en que ciertos humanos (unos perspicaces y otros estúpidos) se acercarán hasta el bosque donde los simios habitan, y con armas ‘al hombro’. ¿Cómo reaccionarán estos animales inteligentes ante la presencia del hombre? ¿Cómo reaccionará Caesar? A partir de este punto de la historia, comienzan a reflejarse los distintos pensamientos que atraviesan las mentes de los individuos de una y otra especie. Tanto en algunos líderes humanos de la película, así como también en algunos líderes simios (que rodean a Caesar) aparecerán la desconfianza, la agresividad y los prejuicios por un lado, y la confianza, la búsqueda de paz y del entendimiento por el otro. ¿Cuál postura prevalecerá? Algunas escenas van generando angustia de una manera excepcional al confrontar estas dos tendencias opuestas.

Cabe destacar que las actuaciones de los humanos protagonistas están muy bien logradas: el australiano Jason Clarke (con papeles de reparto en “Zero Dark Thirty” y Enemigos Públicos”, entre otras) como una especie de embajador improvisado, y el genial Gary Oldman, que no para de sorprender, como un líder militar dispuesto a utilizar las armas para cumplir sus objetivos. Otro personaje al que habrá que prestarle mucha atención es el simio Koba, interpretado por Toby Kebbell (quien fue ‘Agenor’ en la épica “Furia de Titanes”, del 2012).

Además de todo esto, sobresalen las escenas de acción, con efectos especiales que dan una dinámica, una vivacidad y una tensión únicas a la historia. Todos estos recursos confluyen en un argumento que junto a las imágenes, harán pensar hasta al más iluso de los espectadores. Y sobre el final se dejará a toda la sala en silencio, por el efecto tan contundente que sólo una tremenda metáfora cinematográfica puede crear sobre la guerra, uno de los problemas más graves de la humanidad.

 

Mario T. Louis

  

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »