Un nido de estrellas y 30 "GIROS" al Sol


Domingo por la tardecita, los candelabros tenues, el murmullo constante, los saludos. Los adoquines de la esquina quietos en su lugar. Los acomodadores yendo y viniendo por los pasillos y escaleras, una chica pidiendo un cigarro. Muchas preguntas, cierta ansiedad, algunos pibes buscando la manera de entrar. De entrar a vivir y sentir, los 30 “Giros” al Sol que le dio el segundo álbum de Fito Pez.

   En 1985, a solo dos años de la vuelta de la democracia en Argentina, muchas obras construidas en épocas de censuras, verían la luz, para convertirse con los años y la aceptación popular, en parte de la historia musical Argentina. El álbum Giros grabado en este año, fue uno de ellos.
  
Imponente el Teatro “El Circulo”, como un coliseo Romano, donde la arena de batalla es un escenario. Es un maravilla es si mismo, no pierde el estilo por sus años.   Un gran lugar, forma parte del contexto, para que la obra se aprecie en su totalidad. Aunque tiene un defecto entre tanta belleza, y es que no hay ningún turbo soplando un poco de aire fresco.  Y eso se hacía notar, en la cabeza del pelado que no paraba de sudar.

  Todas las generaciones estaban presentes en el teatro, en condiciones de hijos que no entendían quien tocaba, solitarios, parejitas,  familias completas.   Todos y todas para presenciar los 30 años de este álbum, que con sus temas arrastro el odio de muchos, que hizo, y hace  bailar y llorar en tan solo 30 minutos de duración;  que animo al odio inquieto y necesitado a conocer un poco más de música, un poco más de Fito.

   Todo está completo, el Círculo se llenó, las luces de los candelabros bajan, el aire es cada vez más denso, los primeros aplausos resuenan, la sabiduría de una nona es envidiada por muchos que anhelan su abanico.

   El telón se levanta, y una marea de luz azul envuelve al Círculo, los primeros acordes con tintes de Tango crean un clima propicio y “Giros”, comienza a sonar. Rodolfo y sus rulos con un traje a rayas blanco y negro, unas gafas onda “hippi chick”,   sentado tras su piano y una tremendísima banda de músicos, que logro sonar IGUAL (y esto es posta), que el disco grabado en el ’85.

   Fue una sutileza musical, un repaso del disco completo respetando su orden. También recuerdos y joyitas de sus primeros álbumes, gran etapa de creación de su vida. Hubo algo de “Funky” para recordar a Charly;  y “hay otra canción” de disco “la la la”,  << Cada vez que me emborracho, termino en YouTube, recordando a Luis Spinetta. Sin él, la vida es insoportable>>  largo Fito en ese momento del recital

   Acompaño como invitada Fabiana Cantilo, quien agrego un gran plus en las voces, y además,  recibió mucho apretujón y elogios, en ese orden, por parte del cantante.  Él cual se ha rodeado de excelentes músicos para la gira: Carlos Vandera, en guitarra y voz; Diego Olivero, en guitarras; Juan Absatz, en teclados, Mariano Otero, en bajo y Gastón Baremberg, en batería.  "El diablo en tu corazón", "Brillante sobre el mic", "A rodar mi vida" y "Mariposa teknicolor" cerraron más de dos horas y media de música argentina de altísimo nivel.  

   Los dedos bailaron por los pianos, dos desconocidos se abrazaron, los patovicas también cantaron. Muchas sensaciones volaron, muchos sentimientos encontrados y un solo de saxo.  Media noche y los adoquines quietos pero mojados, nos acompañan en el regreso a casa con  un Giro más en la cabeza.
 

nota: Juani Plano
fotos: Renzo Leonard

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »