Proyecto Báratro

Grupo CHATARRA DE OSAMENTAS Teatro presenta

PROYECTO BÁRATRO

Sábados de Agosto y Septiembre - 22:00 hs

Teatro Odiseo, San Lorenzo 1329, Rosario

En palabras de la directora María Cecilia Borri:

En escena: un par de ratas amaestradas de la telenovela política, revolcándose en la obscena vida pública de sus
mentiras. Un par de reidores de la tragedia nacional aplaudiendo a rabiar la muerte del
héroe trágico.
La obra surgió como un proyecto que fue seleccionado para participar de Historias
Mínimas (2017), un Ciclo de Teatro de Obras Breves que organiza todos los años
Teatro La Nave.
El punto de partida creativo de la obra fue un texto dramático de Jean Paul Sartre, “A
puerta Cerrada” y su cruce con las ideas políticas de Hannah Arendt sobre “La
Banalidad del Mal”. La pregunta que atraviesa la obra es por el poder y sus abusos.
De Sartre, nos quedó el eco de uno de los personajes de su obra: Estelle. Un ser que
intentan negar la situación en la que se encuentra, mintiendo lo que es, y lo que fue. Un
personaje condenado por las muertes en su haber pero que prefiere hablar del color de
los sillones y su imposible combinación, o del lugar donde pasará sus próximas
vacaciones…
Fue en este cinismo del personaje de Sartre donde encontramos el hueco creativo que
nos permitió estallar nuestro propio contexto: Estelle es en nuestra obra la máscara de
un ser que usa su poder para mentir la realidad y la historia. Poder político, poder
económico, poder mediático… Estelle, es un ser que aprovecha su posición para
generar e imponer su visión como única realidad posible. Un ser que con su acción u
omisión, con su corrupción y sus negociados, provoca tragedias allí donde va.
Embriagado en sus privilegios, detentando un poder irracional, nuestro personaje ríe
sardónico mientras siembra la muerte a su alrededor y habla de los cocteles e invitados
que tendrá en su próxima fiesta.
Y allí es donde se cruza Hannah Arendt en nuestra historia, con su lectura sobre la
banalidad del mal: “El mal más grande del mundo puede ser cometido por cualquiera.
Y para hacerlo no hace falta tener ningún motivo, o fuertes convicciones, o corazones
crueles o intenciones malévolas: basta simplemente con negarse a ser persona. Negarse
a ser una persona, al negarse a pensar: y como consecuencia, al dejar pensar, dejar de
discernir. Es la incapacidad de pensar la que hace que muchos hombres, cualquiera
diría que “normales y corrientes” cometan actos de barbarie a una escala enorme.”
(Hannah Arendt dixit)
En la obra de Sartre también está el origen del título de la obra: el lugar ficcional donde
sucede “A Puerta Cerrada” es un particular infierno: los otros. En nuestra obra
“Báratro” (infierno, abismo…), y más precisamente “Proyecto Báratro” hace alusión a
un lugar común de nuestro contexto actual: el campo de exterminio que supone la
desigualdad social, comandado y sostenido como proyecto sistemático por un poder
económico y político perverso.
Luego de las funciones que realizamos en el Ciclo de Historias Mínimas, el grupo
decidió seguir trabajando para extender la obra hacia un formato más extenso.
La dramaturgia surge enteramente del trabajo de improvisación que realizamos durante los ensayos.
Así, dentro de esa lógica de trabajo, continuamos investigando en torno al tema del poder y sus abusos.
Así, mucho de aquello que surgió como extensión del trabajo original, no es más ni
menos que leer un poco los diarios día a día, de vivir la calle día a día, y tratar de
encontrar lo obtuso, lo risible de tanto sinsentido, la crítica, la salida posible.
Aunque la verdad, la realidad política últimamente supera con creces cualquier ficción.
Como canta una murga de por acá cerca: “cualquier semejanza con la coincidencia es
pura realidad.”
El trabajo en su forma final, lo que estrenaremos en Agosto, podría encuadrarse dentro
del grotesco, en el sentido de que en su espíritu, en su intensión, es una obra para reír
llorando, o para llorar riendo…
En escena hay cuatro actores.
Clara Cichilliti y Nahuel Soria le dan cuerpo a un par de ratas amaestradas de la
telenovela política, que con su corrupción y encanto desencadenan una tragedia. Juntos
le dan vida a una manera de mentir la historia, a la obtusa construcción de un relato
maquillado; juntos son la ficción de una realidad comprada, son los involucrados de
renombre, los reidores de la tragedia.
El cuarteto escénico lo completan Marcela Serrichio, quien le presta su canto a la obra y
el actor Gabriel Zapata. Juntos interpretan una clase, a la amplia base de nuestra obtusa
pirámide social. Son los nadies, los que durante la obra son llamados por cientos de
apellidos, porque no son más que carne mediática para las noticias amarillas, porque se
les niega una vida individual, una vida de carne y hueso, porque son sólo el número que
abulta el sustantivo que realmente importa a la hora de vender: miedo, inseguridad,
violencia...
Juntos le dan vida y canto a aquellos que son tomados como un medio para un fin y no
como un fin en sí mismos. Son “… los muertos insepultos y anónimos de la tragedia
nacional, son el nervio desgarrado de nuestra historia reciente.” (J. J. Hernandez
Aregui dixit).
Detrás de escena Mauro Rici, quien trabajó en el diseño de arte de la obra y realiza la
operación técnica; Lu Iturbide quien realizó la fotografía y María Cecilia Borri, que
dirige la obra.
Cada obra es una investigación, un proceso de conocimiento, un paso creativo del que no se conoce el horizonte, una pregunta a la que se intenta encontrar respuesta. Una pregunta que tenemos como grupo, inmersos en este contexto social. Una duda, una inquietud, si esa duda se siembra…

 

Proyecto Báratro es una obra de teatro en clave grotesca. En escena: un par de ratas amaestradas de la telenovela política, revolcándose en la obscena vida pública de sus mentiras. Un par de reidores de la tragedia nacional aplaudiendo a rabiar la muerte del héroe trágico.

 

¿Cuántas lenguas tienen las bocas que mienten la historia? ¿Cuánta sangre tiene que correr para maquillar sus risas sardónicas ante el desastre? ¿Cuántos ojos sin párpados son necesarios para mirar sin ver?

 

Proyecto Báratro (Porque quizás es tiempo que la opinión pública comience a vomitar.)
 

En escena

Nahuel Soria

Clara Cichillitti

Gabriel Zapata

Marcela Serrichio

 

Diseño de arte

 

Mauro Rici

 

Fotografía

Lu Iturbide

 

 

Creación colectiva

Grupo Chatarra de Osamentas Teatro

 

Dirección

María Cecilia Borri

 

 

Prensa

Marianela Druetta



 

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »