POR LOS CUENTOS DEJARSE LLEVAR

Reseña de un recital sublime, por El Nene Apolo, de OCV

Tarea casi imposible y por cierto ridícula pretender adjetivar la música, sobre todo si esa música disloca cualquier registro acústico rápidamente identificable. Sin embargo, aquel que se dejó llevar por Los Cuentos... a su vez necesita contar su experiencia agregando algo más que un simple "genial", "increíble", "alucinante", etc., y no porque esos epítetos carezcan de contundencia y verdad sino porque es necesario atravesar la admiración para oír, ya que la admiración sin análisis enceguece, ensordece. Los Cuentos de la Buena Pipa producen una narración infalible contra la sordera generalizada dejando al oído en trance lúcido. Sin excederse en virtuosismo ni derrapar en facilismo La banda de rock-cachengue más rockera hace estallar por los aires los tonos solemnes, acartonados, cursis y melodiosos al mismo tiempo que desgarra con precisión audaz los ritmos estereotipados "de la música popular". Por supuesto, en el show hay momentos bordes donde los intencionados acoples y las disonancias perfectamente afinadas producen intranquilidad al corazón herido de amor, o al yo atosigado de sí mismo, pero entonces aparece una voz que te dice: "Y vos, allá, a ver si te preocupás por lo que es real, calmá, yo se que estás maquinando que sos el centro, pero no es cierto, eso no es cierto, ¡sabor! [...] El mundo gira porque no hay ningún por qué, si la noche golpea es que lo hicimos bien..."

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »