FÉNIX, EL EQUIPO DE FÚTBOL NO VIDENTE, NECESITA RESURGIR

Imagen del Instagram: fenixfc_ros

Ante el estado deplorable de la Cancha De La Inclusión ubicada en pleno Parque Independencia, se imposibilita volver al ruedo para este grupo futbolístico.

La mitología cuenta la historia de un ave que se destacaba por su fuerza sobrenatural, la capacidad por enfrentarse a cualquier adversidad y superarla. El Ave Fénix resurgía de sus cenizas y continuaba vuelo. Lo mismo hizo un grupo de personas no vidente que encontró en el fútbol una salida colectiva para resistir.

Cuatro años atrás dos equipos futbolísticos  se disolvieron dejando a sus protagonistas a la deriva, sin respaldo institucional. Tras la angustia y las ganas de continuar pateando para que la realidad duela menos, decidieron unirse y empezar de nuevo. Desde ese momento se bautizaron Fénix Fútbol Club en honor a la historia del ave.

Resurgir no es fácil para nadie y menos cuando no se cuenta con los recursos para hacerlo. Sin embargo una vez más la realidad nos demuestra que se puede. El grupo conformado por doce jugadores, Cesar Busilacchi como técnico y Bernado Busamia como entrenador físico se encuentra dos veces por semana en la Cancha de la Inclusión ubicada en pleno Parque Independencia, precisamente en Balcarce y Cochabamba.

De por sí practicar fútbol requiere de un esfuerzo físico, constancia y minimamente un espacio dónde hacerlo, cuando se cuenta con la imposibilidad de ver se requiere que ese espacio físico esté en condiciones adecuadas para que nadie salga lastimado. Y aquí surge el principal problema. Desde Fénix FC, cuentan que durante las campañas políticas muchas caras visibles se acercaron a ellos y además de la fotito pública les hicieron múltiples promesas, entre ellas, el compromiso de mantener la cancha en condiciones y garantizarles pelotas para entrenar.

Vale aclarar que, para que una persona no vidente pueda ejercer este o cualquier otro deporte, necesita de elementos específicos. Se entiende que durante la pandemia todas las autoridades municipales estuvieron enfocadas en medidas y controles para que el virus de Covid-19 no avance en la ciudad, pero mientras tanto las necesidades de muchos siguen sin ser resueltas y lo cierto es que, cuando se puedan retomar los entrenamientos, Fénix FC no podrá hacerlo, no en estas condiciones.

Esta semana se acercaron a controlar en qué estado se encuentra la "Cancha de la Inclusión", que es de acceso público y el panorama fue desalentador. Al piso le falta un carpeta de alisado ya que el actual es solo un contrapiso y ante cualquier caída terminarían lastimados, cosa que ya ocurrió con anterioridad. Lo mismo pasa con las vallas de madera ubicadas a los costados de la canchita que sirven de guía y que a su vez delimitan la cancha, están astilladas, otras partidas y en algunos sectores directamente desaparecieron. De la misma forma que las barreras de contención ubicadas detrás de cada arco, las cuales perdieron todos los paneles y frente a un pelotazo corren riesgo de caerse.

Otro tema que les preocupa a Fénix FC es el referido a las pelotas. En la actualidad aportan dinero entre administrativos, jugadores, entrenador y director o reciben ayuda anual de la Asociación Rosarina de Deportes para Ciegos (ARDEC), pero los precios aumentan y la accesibilidad es cada vez menor. Cada pelota tiene un valor aproximado de 50 dólares y una cosa tiene que ver con otra ya que al estar el piso de la cancha tan dañado las pelotas se raspan con más facilidad y deben ser cambiadas cada dos o tres meses.

A la hora de hacerse cargo de los arreglos necesarios para poder entrenar, desde Fénix FC comentan que “Deportes” le pasa el asunto a “Parques y Paseos”, estos a su vez patean la responsabilidad a “Obras Menores” y mientras tanto nadie resuelve nada. Ahora bien, como se remarca más arriba, la cancha de la Inclusión está ubicada dentro de un parque de la ciudad de Rosario, la misma es de acceso público y por ende cualquier persona puede ingresar a ella sin restricciones. A la obra le faltan cosas esenciales para ser usada por quienes deberían, pero a la sociedad le falta conciencia y responsabilidad.

El deterioro es notable y se debe a la ausencia de mantenimiento de las autoridades responsables pero también al mal uso de todas aquellas personas que desconocen la importancia de esta cancha. Entonces el pedido es el siguiente: que desde la municipalidad den respuestas para que este grupo de personas no videntes pueda continuar con sus entrenamientos, que la única pelota con la que cuentan se pueda multiplicar y así lograr entrenamientos más fluidos y que la sociedad entera tome conciencia cuidando lo que es de todos pero que evidentemente toma un valor esencial para por ejemplo, Fénix FC.

 

Por: Ludmila López

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »