COLONIKOCOLOKIO‬ en Lúcuma.

(por El nene Apolo para Ojo con las viejas y Planeta Cabezon)



21 de agosto. Luna creciente.

Un inmenso estado de placentera estupefacción. Un silencio henchido de secretos sonidos. Un sótano vertiginoso en el corazón... 
"No lo disfraces con frases" es la primera canción con la que el coloquio abre, e irremediablemente algo se rompe y el sordo yo se dispersa entre ritmos insubordinados y tiempos ilógicos.

¿Qué música es ésta? podría ser la preocupación de un escuchador metódico fascinado por el ente musical. Pero el abismo sonoro que el coloquio desata burla cualquier zonza pretensión de estandarizar. ¿Qué música es ésta? No se sabe. El enigma se hace sentir.

Un susurro narrativo de sensaciones y olvidos... Un concepto endemoniado... Un arte poética de los suburbios de las melodías...

Más poetas que músicos, más brujos que otra cosa. Algunos dicen que sobre el escenario son dos. Por mi parte intuí que son legión. Sin embargo cualquier cifra es inexacta. El desborde de arpegios desordena el cálculo y el azar fonético te rapta.

Clara afinación entre lo oscuro. La intervención de la corista en "La moneda" lo demuestra.

Hay partes peligrosas, rayanas al dolor y la locura, como por ejemplo alrededor del minuto tres en el tema "Mentecatos", esa especie de electro-copla-rock: luego de ..."Silenciosos subterfugios del dolor"... "Cierras lo que nadie abrió"... "Dame luces que no estén/ aturdidas de placer/ y ahí me quedaré con vos"... el bajo comienza un punteo de fuego, el sinte simula una calma rabiosa y la voz que te retuvo para soltarte ya no te devuelven..

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »