Pogo, Mosh y Slam

La noche del 2 de noviembre se convirtió en una de las más memorables del año musical rosarino porque logró reunir y recerar el espíritu noventoso en las tablas del Vorterix local.

Alrededor de la medianoche, los encargados de abrir la velada fueron los Komplejo Vitamínico, que a puro punk rock calentaron el clima con clásicos del combo de Zona Sur de nuestra ciudad. De este modo, los invitados clavaron la brújula temporal en el fin del siglo pasado, épocas de gloriosa ebullición musical.

En segundo término fue el turno de los Carmina Burana.

Los goliardos oficiaron de anfitriones de los dos números que más adelante harían explotar el recinto. Kamono, Poyla, Mana, Billie, Simian, Rober y Franco pusieron el público a tope con temas de su extensa carrera, desplegando  un set poderoso en el que sobresalieron “Noé”, “Pellizca puercos”, “Volvedor”, “Vasallo”, “Mísero palmípedo”, “Superamigos” y “El sol acaricia las cosas”. También hubo tiempo para invitar a un fundador de la formación como Mauricio Pachullie, que se hizo cargo de las cuatro cuerdas en un par de temas. “Él le puso Carmina Burana a la banda”, ilustró Kamono. Entre los temas de más reciente factura, incluidos en “Existe” (2017) sonaron “Muere de aquí”, “Andorra”, “Limbo Lead” y “Ser peor”, uno de los destacados de la última placa.

 “Vieron cuando alguien les dice: no podés ser peor, bueno, si puedo, mirá”, lanzó el cantor buránico. Sobre el final, el cover de los protopunks peruanos de Los Saicos hizo saber que la cúspide había llegado a plena “Demolición”.

 

Más adelante llegó la hora de Los Brujos, histórica formación clave en el sonido noventero que desgranó hits de antaño como “La bomba”, “Canción del cronopio”, “Aguaviva”, “Sasquash” o “Piso liso”. Con una fuerte presencia escénica basada en su estética y un sonido arrollador, la banda expuso su mejor versión. Saltaron ataviados con su vestuario blanco y negro, pero esta vez los cascos negros reemplazaron a los sombreros en punta de “Pong” (2015). Alejandro Alaci deambuló por todo el escenario imprimiendo un power demoledor con una hiperkinesis electrizante. Sus legendarios compañeros no se quedaron atrás y sostuvieron un show de alto nivel voltaico. El guitarrista Gabriel Guerrisi aprovechó para recordar y dedicar un par de temas al fallecido Ricki Rúa. “Él también está acá”. No podía faltar la gema que popularizó a la banda: “Kanishka”, y a lo largo de la esperada presentación de Los Brujos también se formaron parte del set-list temas más nuevos como “Beat hit” o “La hiena”.

Para coronar la noche desembarcaron los Todos Tus Muertos, comandados por sus tres integrantes originales: Fidel Nadal y Pablito Molina en voces y Félix Gutiérrez en bajo. El sexteto que se completa con batería, guitarra y teclados ofreció un repertorio basado en las distintas etapas del grupo celebrando una punky reggae party. El arranque fue bien punk con “Incomunicado” y dentro de esa tónica aguerrida y old school también brillaron otros como “El espejo”, “Gente que no” o “El féretro”. De extracción más rasta incluyeron en la lista temas como “Tu alma mia” o “No te la vas a acabar”, recorriendo toda su carreta con los mejores hits de cada época de la banda. Tanto Pablito como Fidel pasaron todo el show cantando y bailando sobre el escenario, mientras el público pogueaba y coreaba todos y cada uno de los temas sin cesar, en un clima de diversión y alegría que nos transportaba a otras épocas.

Promediando el show, Fidel comenzó a arengar a la gente, probando el deseo del público de continuar disfrutando del show, sugería cada tanto: “ahora si nos vamos”, y desde abajo la monada agitaba sin parar. Luego de una extensa lista de los mejores hits de TTM llegó el momento de “Andate” y 13, arribando así al final del show y también del Alerta Fest, que nos dejó felices y contentos y con ganas de mas!

 

Texto: El Ojo Blindado. Pau Rock, Eloy Joe Blindau

Fotos: Francis Castillo

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »