El Sur sigue Limando

Fin de semana largo y una batahola de opciones hace difícil elegir…Nah!! Derechito a limar

Se hacen las 23:30, con la impuntualidad rosarina programada en la noche, y abre la entrada al Club el eco de la prueba de sonido.

- ¿Ya empezó? – pregunta una chica que fuma en un grupo.

- No, ya le agité para que arranque pero viste cómo es la onda. Le gente se hace esperar – le contesta un amigo, de paso, amigo de la banda que se espera, también.

- Y sí, si yo llegué una hora y media tarde, ¿qué se puede esperar de los demás? – Así, otras historias como al pasar sobre la impuntualidad de la gente. Se siente el tiempo cuando se está manija, porque se sabe que la banda está ahí, a segundos de arrancar. Falta llenar unos huequitos, pero falta poco, aunque el tiempo diga lo contrario.

 

De repente, ya en los inicios de la madrugada, las luces bajan y empieza a elevarse un humo suave como cortina tenue que afirma el inicio, no se corre el telón. Arranca. Punto.

 

Nacidos en el Barrio Saladillo, zona sur de Rosario, van trotamundeando escenarios para consolidad un sonido urbano y contundente, propio. Así es el estilo Lima Sur, una invitación que abarca diferentes ritmos y texturas, delineando una música penetrante y llena de groove, en la que el rap se fusiona con el funk, el rock, el soul y sonidos latinos, evitando de cualquier manera que el cuerpo no se salga del dominio y quede estático. Imposible, cuando la música arranca, no hay vuelta atrás. “De Norte a Sur, de Este a Oeste sabes que no tienes lo que te mereces” disparan y la artillería llega cargada, golpea cuerpo y mente “atravesando tu existencia con pasión”.

 

Con un EP (Esto garpa, 2009) y dos discos (Saladillo Love, 2009 y Mutando, 2015) la siguen limando, con un sonido digital cada vez más cercano al vivo traen el changüí de no ser una de esas bandas que en vivo no pueden con el agite. No, todo lo contrario, si escuchaste un disco, un tema youtube, un corte al pasar, seguro, pero segurísimo, vas a darte cuenta que la posta está desde el vamos, un lime completo sin huequitos (esos que la gente va llenando sin que uno se percate hasta que está todo lleno de cuerpos en trance bailable). “Una tormenta cósmica en tu piel, como el viento voy”, cada palabra-sonido de transmúsica se palpa en movimiento “libre como el viento”.

 

El tiempo eterno que se calma y vibra, birra va birra viene, no hay nadie sin destape. La cabeza, las manos, la cintura, los pies, hay una parte de uno que se sacude siempre queriendo y si había tapujos, ya se perdieron con el segundo tema. Calienta rápido el lugar, ¿o será la banda? “Sentirme vivo poder latir, 1, 2, 3 cuento…dame más, dame más, dame más, dame más calma”.

 

Poder es lo que se siente, poder de letra, música y cuerpo. Una noche especial, un lime especial del sur. Por eso manija como somos queremos horas y horas, tuvimos un alto rato y más, pero manija como somos, repito, pedimos un tema para la próxima: Saladillo Love, queremos que nuestros cuerpos digan sí junto al tema, así el sueño y el trance se hacen uno solo, completo.

 

Texto: Diana Guerscovich

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »